DIPUTADO VALLESPÍN DENUNCIA NEGLIGENCIA MÉDICA EN HOSPITAL NAVAL DE TALCAHUANO Y VIÑA DEL MAR


Comunicado de la oficina de prensa del diputado Patricio Vallepin

El sistema de salud de la Armada de Chile me destruyó la vida”, afirmó Cristian Rodríguez, ex funcionario naval, dado de baja hace 6 meses por “enfermedad invalidante autoinmune”, según consta en la notificación que Rodríguez recibió comunicándole su despido. Sin embargo, la Armada no asume que durante 2 años le trataron enfermedades que nunca tuvo y que le provocaron, entre otras secuelas, necrosis de caderas que lo tienen en estado de invalidez.

Este dramático caso fue denunciado por el diputado Patricio Vallespín, quien exigió a la Armada una “investigación exhaustiva” para aclarar la seguidilla de situaciones negligentes en que habrían incurrido los médicos de los hospitales navales de Talcahuano y Viña del Mar.

Vallespín explicó que en septiembre de 2006, Rodríguez sintió fuertes dolores de espalda, por lo cual fue derivado desde el policlínico de la Armada en Puerto Montt hasta el hospital naval de Talcahuano, donde se le realizó una colonoscopía y se le diagnóstico, con un 50% de certeza, la patología de Crohn, enfermedad inflamatoria crónica que afecta el tubo digestivo.

Para tratar este mal, indicó Vallespín, se le recetaron corticoides en altas dosis (60 miligramos diarios), los que, a la larga, le produjeron una fuerte reacción alérgica y lo que es peor, la necrosis de sus dos caderas. En enero de 2007 es derivado nuevamente de Puerto a Talcahuano, donde un reumatólogo le diagnostica el síndrome de Bechet, enfermedad reumática crónica cuyos síntomas son úlceras bucales y genitales, ninguno de las cuales presentaba Cristian Rodríguez.

En septiembre de 2007, la Comisión de Salud de la Armada (Cosam), decidió iniciar los trámites para dar de baja al funcionario, argumentando que las patologías de Rodríguez eran enfermedades autoinmunes; sin embargo el funcionario amenazó con hacer público su caso, por lo que la Armada dispuso su traslado al hospital institucional de Viña del Mar, donde fue recibido por el Director de Salud, almirante Vidal, quien le recomendó “dar vuelta la página” y preocuparse solo de su salud. El almirante se comprometió a proporcionar los mejores especialistas para que la condición de salud de Cristian Rodríguez no siguiera empeorando.

En el hospital naval de Viña del Mar, se le hizo un nuevo examen el que arrojó como principal resultado la ausencia del mal de Crohn, enfermedad por la cual seguía utilizando corticoides, medicamentos que le provocaron la muerte de los tejidos de sus caderas y hoy lo tienen inválido.

Rodríguez explicó que en ese momento exigió una nueva evaluación de la enfermedad de Bechet, petición que le fue denegada porque en el “Hospital Naval NUNCA se equivocan en 2 diagnósticos”. No obstante los dolores persistieron y su estado físico siguió deteriorándose.

Patricio Vallespín afirmó que la “negligencia llegó a tal nivel” que sin mediar examen alguno a Rodríguez se le sacó la vesícula, por cálculos que nunca tuvo.

Un hecho fortuito sacó a la luz el grave error médico cometido en contra del Sr. Rodríguez. Uno de sus sobrinos presentó los mismos síntomas de fiebre y dolores de espalda. Un examen hecho en la clínica de la Universidad Católica y enviado a España determinó que la afección que padecía era la llamada Fiebre Mediterránea Familiar, que tiene un carácter hereditario y que se trata con paracetamol, con un costo mensual de 2 mil pesos mensuales.

La UC se contactó con el Hospital Naval de Viña y recomendaron el envío a España de los exámenes de Rodríguez, donde se determinó que su patología era Fiebre Mediterránea Familiar, descartándose -después de 2 años de tratamiento erróneo- las enfermedades de Bechet y Crohn.

Vallespín anunció que pedirá por oficio una explicación a la Armada y que se instruyan los sumarios respectivos que den cuenta de los responsables de esta situación dramática que afecta a un funcionario que entregó 24 años a su institución.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
se debe buscar de una vez por todas a los profesionales de la salud que afirmaron una enfermedad inexistentes, sin corroborarlo con los examenes destinados para tal efecto. esto es negligencia inexcusable, ya que los medicos tienes que saber interpretar un examen al igual que un contador un balance, sino NO SIRVEN y se dediquen a otra cosa.
Anónimo ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo ha dicho que…
que pena que se sigan cometiendo errores de esta indole ,nada menos con la salud ,hay que terminar con los irresponsables que practican mal su profesion o vocación?

Entradas populares de este blog

Colegio Alemán de Concepción: El Kiosco de la Honestidad.No tenía a nadie que lo atendiera, sino que son los mismos alumnos del colegio que compraban en modalidad de autoservicio, pagando individualmente el producto, dejando el dinero en un lugar destinado para ello.

OSORNO: PROGRAMA FIESTAS PATRIAS 2019

Las 3 banderas de Chile