jueves, 2 de agosto de 2012

Más de 43 tortugas marinas han varado en costas salvadoreñas

Evelyn Chacón Lilian Martínez nacional@eldiariodehoy.com Jueves, 2 de Agosto de 2012


Notas Relacionadas



Mueren a causa de hemorragias, comer plástico y otros



Este año, al menos 43 tortugas marinas quedaron varadas en las costas salvadoreñas; de ese grupo 28 estaban muertas y 15 vivas, de acuerdo con datos recolectados por el Ministerio de Medio Ambiente, entre diversas organizaciones.



De las 15 tortugas rescatadas vivas, diez murieron y cinco fueron liberadas. Los datos anteriores fueron recolectados hasta el 30 de julio.



El lunes pasado , otra tortuga carey fue encontrada varada y enferma en la Isla de Méndez, Jiquilisco, Usulután.



A través de su cuenta de twitter, Néstor Herrera, biólogo del Ministerio de Medio Ambiente informó: "Malas noticias, otra Tortuga Carey golpeada / enferma en Bahía de Jiquilisco, quizás no se salve, reaccionamos tarde..."



Minutos después, al ser cuestionado de quiénes reaccionaron tarde, escribió: "Todos los que de alguna manera u otra nos vemos involucrados en estos casos, cuando una tortuga sale (varamientos), las primeras seis horas son cruciales".



El martes pasado, veterinarios de Fundación Zoológica de El Salvador (Funzel) operaron a la tortuga carey, para extraerle dos anzuelos que tenía en el esófago.



El director de Funzel, Alex Hasbún, explicó que esos anzuelos, aunque son legales, no son compatibles con la tortuga marina, les causan mucho daño; por esa razón las autoridades ambientales están sugiriendo usar otro tipo de trampa.



Hasbún también explicó que esa carey tenía deformidades en el carapacho, "es primera vez que vemos eso", dijo el director.



Pese a los esfuerzos del personal, la carey murió ayer por la madrugada.



La semana pasada, otras dos tortugas carey con el carapacho fracturado fueron encontradas muertas en la península de San Juan del Gozo, a una de ellas habían comenzado a monitorearla hacía poco a través de un rastreador satelital.



Este caso ha tenido un impacto internacional e incluso ha puesto en peligro la ayuda internacional para la preservar la tortuga marina, la cual está en riesgo de desaparecer.



A raíz de ese evento, el experto en la conservación de la tortuga carey doctor Wallace J. Nichols, de la Academia de las Ciencias de California, en los Estados Unidos, escribió: "La muerte de la tortuga carey... aparentemente debido a la pesca con explosivos, es de preocupación internacional y nos recuerda que aún hay mucho trabajo que debemos hacer para que El Salvador sea un lugar seguro tanto para las tortugas marinas como para los seres humanos".



Nichols participó en la colocación de transmisores satelitales en El Salvador en 2008 y 2009.



A nivel mundial la carey se encuentra en peligro de extinción. Estiman que hay entre 200 y 300 hembras anidantes entre México y Perú.



De ese total, la mitad de las anidaciones se realizan en los 37 kilómetros de playas en la Bahía de Jiquilisco.



Según investigaciones del programa de conservación de la Iniciativa Carey del Pacífico Oriental (ICAPO), la tortuga carey se mantiene muy cercana a las costas salvadoreñas, no emigra mucho y permanece en las zonas donde se alimenta.



Sobre la muerte de las carey, el gerente de Programa Nacional Fauna & Flora International de Nicaragua, José Urteaga, advirtió que: " La preservación de la biodiversidad y hábitat de la Reserva Natural Estero Padre Ramos, en Nicaragua, está inexorablemente ligado al de la Bahía de Jiquilisco... Esperamos que las autoridades de El Salvador en este caso, como la de los otros países de la región del Golfo de Fonseca, sean capaces de responder con las medidas urgentes que aseguren el hábitat y a la tortuga carey".



Actualmente, en Funzel también están atendiendo a otra tortuga golfina, hembra adulta, con problemas en el sistema nervioso, la cual fue encontrada en la playa de El Espino. "Nada en círculos y no sabemos la causa", comentó Hasbún.



El director considera que la vulnerabilidad de los quelonios se mantiene igual que otros años, "lo que sucede es que hoy hay más interacción con otras ONG, hay más control y monitoreo".

fuente:  PNUMA   http://www.elsalvador.com/mwedh/nota/nota_completa.asp?idCat=47673&idArt=7131135