Mi lista de blogs

lunes, 21 de noviembre de 2016

Deuda hospitalaria: una herencia para el próximo gobierno. Por José García Ruminot, senador por la región de La Araucanía

Deuda hospitalaria: una herencia para el próximo gobierno.
Por José García Ruminot, senador por la región de La Araucanía
Publicado el: 11/11/2016
Imagen foto_00000019A agosto de este año la deuda hospitalaria llegaba a $230 mil millones, y estaba creciendo en torno al 20% mensual, con lo cual se espera que ascienda hasta los $450 mil millones a fin de año, lo que sería un récord absoluto en esta materia.

El fisco ha entregado recursos extraordinarios al Minsal con el fin de disminuir esta deuda y reducir la tardanza de los pagos; en abril de este año se entregaron $131 mil millones, correspondientes a un 40% del ajuste fiscal realizado en marzo, y posteriormente se entregaron otros $100 mil millones. En 2015 fueron $230 mil millones solo para pagar deuda.

Los hospitales en Chile funcionan desfinanciados, y esa es una lógica que necesita cambios, ya que mes a mes se están gastando dineros que no han sido aprobados en las discusiones presupuestarias, y que finalmente deben ser cubiertos por el fisco. Según el propio Ministerio, un 85% del sobregasto es operacional, y el 15% restante, correspondiente a gestión, se utiliza principalmente en compras a privados y adquisición de fármacos.

Uno de los grandes factores del crecimiento de la deuda, es la contratación de servicios a privados, lo que es inevitable para satisfacer las necesidades de la población, pero que también es muy caro. De esta situación se desprende la necesidad de fortalecer la red de infraestructura pública en salud, tal como prometió la Presidente en su Programa de Gobierno, con el programa 20-20-20; 20 hospitales construidos, 20 en construcción, y 20 licitados durante su periodo, con un total de 5.253 camas nuevas.

Lamentablemente hemos sufrido ajustes presupuestarios forzosos, debido al estancamiento económico, que nos tiene creciendo en torno al 2%, muy por debajo del 5% estipulado en el Programa de este Gobierno. Por falta de recursos se han privilegiado instalaciones hospitalarias más pequeñas, y la cantidad de camas prometidas ha llegado a las 1.735, menos de un tercio que en el plan original.

Raya para la suma; este gobierno habrá pasado sin afrontar el problema estructural de la deuda.