Mi lista de blogs

miércoles, 16 de noviembre de 2016

Diputados: Comisión de Salud aprobó eximir del Eunacom a médicos especialistas que pasen por la certificación requerida

Diputados:  Comisión de Salud aprobó eximir del Eunacom a médicos especialistas que pasen por la certificación requerida

Publicado el 15 de noviembre del 2016

La medida, inserta en el plan de reforzamiento de especialistas que promueve el Gobierno, se aplicará solo en el sector público. Durante el debate, algunos diputados discreparon con la flexibilización y en el momento de ponerse el proyecto en votación, se manifestaron en contra o se abstuvieron.



    En votación dividida, la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados aprobó un proyecto que permite eximir de la rendición del Examen Único Nacional de Conocimientos de Medicina (Eunacom) a los profesionales chilenos que hayan cursado su especialidad en otro país o a los médicos especialistas extranjeros que quieran trabajar en el sistema público de salud de Chile, siempre que cuenten con la debida certificación que acredite su condición.

    Si bien la propuesta legal se inició en dos mociones refundidas (boletines 9906 y 10924), la votación se desarrolló sobre la base de una indicación sustitutiva del Ejecutivo que consideró dos artículos: uno de carácter permanente y otro transitorio.

    El primero de estos, aprobado por siete votos a favor, tres en contra y dos abstenciones, establece que el Examen Único Nacional de Conocimientos de Medicina no será exigible a médicos cirujanos que hayan obtenido la certificación de su respectiva especialidad o subespecialidad conforme a los requerimientos legales y reglamentarios de Chile (N° 13 del art 4 del DFL N°1 de 2005, del Ministerio de Salud).

    Asimismo, se indica que las entidades certificadoras autorizadas por el Ministerio de Salud podrán acreditar la especialidad o subespecialidad de quienes hayan obtenido el título profesional de médico cirujano en el extranjero, que no se encuentren habilitados para ejercer su profesión en Chile y que no cuenten con el Eunacom.

    Luego, establece que los médicos que se encuentren en la citada situación y obtengan la certificación de su especialidad o subespecialidad tampoco les será exigible el examen.

    Con todo, acota el artículo permanente, "el ejercicio de su profesión quedará limitado a la especialidad o subespecialidad que fuera certificada y solo para el sector público".

    Por su parte, el artículo transitorio, aprobado por siete votos a favor, uno en contra y cuatro abstenciones, establece que los médicos cirujanos que a la fecha de publicación de esta ley se encuentren en alguna de las situaciones ya señaladas y que hayan obtenido una especialidad o subespecialidad en el extranjero, tendrán el plazo de seis meses, contados desde la publicación de esta ley, para presentar su solicitud de certificación a alguna de las entidades certificadoras autorizadas por el Ministerio de Salud.

    Dichos profesionales mantendrán sus vínculos de trabajo con el sector público, con posterioridad al 14 de febrero de 2017 y hasta no constar el rechazo de sus solicitud de certificación por las entidades certificadoras si ese fuera el caso

    Debate

    El análisis de este proyecto y, en particular de la indicación sustitutiva del Ejecutivo, tuvo un amplio marco de discusión que pasó incluso por cuestionar si la eximición de este examen representaba una baja en las exigencias para los profesionales de la medicina, como lo planteó por ejemplo el diputado Miguel Ángel Alvarado (PPD).

    El diputado Juan Luis Castro (PS) manifestó una posición similar, al tiempo que cuestionó la capacidad del Gobierno para fiscalizar que los médicos especialistas adscritos a este programa de acreditación amplíen sus facultades y trabajen también como médicos generales.

    Por su parte, el diputado Marco Antonio Núñez (PPD) alegó por la necesidad de definir un periodo de caducidad de esta ley, especialmente atendiendo que el sistema puede incidir en una baja progresiva de los estándares de calidad de los profesionales especialistas.

    En contra posición, el presidente de la Comisión, diputado Víctor Torres (DC), aseguró que, bajo ninguna premisa, se están bajando los niveles de calidad, sino que solamente se abre una vía directa para que los especialistas, que deben pasar igualmente por un proceso de acreditación, puedan trabajar en el sistema público.

    La diputada Karla Rubilar (IND) también defendió la posibilidad que abre este proyecto de ley para suplir el actual déficit de especialistas en el sistema público de salud y remarcó que no permitirá que se ponga en duda la institucionalidad certificadora que existe, aludiendo en particular a la Corporación Nacional Autónoma de Certificación de Especialidades Médicas (Conacem), que ya acredita hoy a los profesionales chilenos.

    Al respecto, la Subsecretaria de Redes, Ana Gisela Alarcón, sostuvo que jamás el Ministerio de Salud ha estado disponible para poner en entredicho toda la rigurosidad que tiene que enfrentar tanto un médico recién egresado como un especialista para poder ejercer la profesión y la especialidad en nuestro país.

    "Entendemos que Conacem tiene todas las condiciones para poder certificar a un médico especialista acreditado en el extranjero, así como uno que obtiene su especialidad en Chile, y esperamos que un buen examen de especialistas también revise criterios de medicina general, porque esas son condiciones basales para que un médico sea especialista, por lo tanto un buen examen de especialidad también considera conocimientos de medicina general", observó.

    Afirmó también que está totalmente de acuerdo en que la calidad es algo que no se puede tranzar y, en este plano, dijo que se está realizando un estudio internacional, con la Organización Panamericana de la Salud (OPS) como garante, para determinar la pertinencia del Eunacom, no su necesidad. "La idea es resolver si realmente está midiendo todos los conocimientos que la población chilena requiere de un médico recién egresado o de un médico general en nuestro país", acotó.

    Aunque no presentó una indicación en dicha línea, sostuvo que están abiertos a definir un límite de vigencia a esta ley, convirtiéndola en una norma transitoria de un horizonte de, por ejemplo cinco años, que permita realizar una adecuada evaluación sobre el sistema de acreditación, pero también sobre la formación técnica y valórica de los profesionales médicos.