Mi lista de blogs

jueves, 24 de noviembre de 2016

Diputados: Ministerio de Salud descartó contaminación parasitaria en carne importada de Brasil recientemente retirada del comercio

Ministerio de Salud descartó contaminación parasitaria en carne importada de Brasil recientemente retirada del comercio

Publicado el 23 de noviembre del 2016

Igualmente se reconoció la falla y se aseguró que todo el producto afectado fue retirado del mercado y destruido. El SAG, por su parte, comunicó que está suspendida la autorización de importación para el productor involucrado, al tiempo que confirmó que se solicitó a las autoridades brasileñas la entrega de un informe de auditoría. Ambas entidades comprometieron a los diputados de la Comisión de Agricultura un mayor control en el tema.


    Descartada quedó, de parte de las autoridades sanitarias, la posibilidad de que carne importada desde Brasil presente contaminación parasitaria, como se pensó semanas atrás, aunque se confirmó que, como medida precautoria, los productos fueron retirados del mercado y descartados, entre otras acciones.

    "Fue descartado de los estudios. Incluso se hizo un análisis genético de las muestras para estar totalmente seguros de que la carne solo tenía una reacción química. Ahora, igual es riesgoso para la salud, igual esa carne no debe llegar al consumidor y, por lo tanto, igual se hizo el retiro de toda esa carne, igual se está insistiendo en la fiscalización y control de los puntos de entrada, en este caso por Los Andes, que es por donde entra la carne brasileña, para hacer más control, más vigilancia, más fiscalización de la seremi de salud, de manera tal que esto no vuelva a ocurrir", precisó Tito Pizarro, Subsecretario (S) de Salud Pública y titular de la División de Políticas Públicas del Ministerio de Salud (Minsal).

    Las declaraciones fueron realizadas en el contexto del análisis que realizó ayer la Comisión de Agricultura de la Cámara de Diputados, encuentro al cual concurrieron el doctor Pizarro, en representación del Minsal; Óscar Camacho, subdirector del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), y José Ignacio Gómez, jefe de la División Protección Pecuaria de dicho organismo; y Horacio Borquez, gerente general de la Asociación Chilena de la Carne.

    Según detalló Tito Pizarro, la carne igualmente no debió haber llegado al consumidor, aunque se haya tratado de una reacción química, ya que su apariencia no da seguridad de que está saludable. "Cuando uno en un matadero encuentra una carne así, debe excluir esa carne. En este caso, Brasil debió haber excluido esta carne de la importación a Chile. Fallaron los mecanismos", reconoció.

    Acciones emprendidas

    En su presentación, Óscar Camacho describió los procedimientos que sigue el SAG para prevenir riesgos fitosanitarios y la entrada de productos que presenten algún tipo de contaminación. En este plano relevó el papel que tienen las entidades certificadoras con las cuales el país tiene convenios y que deben velar por el correcto cumplimiento de las exigencias que Chile tiene.

    Confirmó que el SAG solo analiza la carne que ingresa al país desde el punto de vista formal, es decir, que corresponda al establecimiento que se indica en el rótulo, que la tipificación y los cortes sean los correctos y que esté debidamente acreditada por organismos con los cuales se tiene convenio. Precisó que el análisis sanitario lo realiza el Minsal, una vez que ya ha pasado el proceso anterior y el producto está en disposición de entrar al mercado local.

    Camacho comunicó que, frente a este caso, denunciado por un particular el 7 de noviembre pasado, se procedió a suspender las operaciones de la empresa distribuidora y la entrada de carne proveniente de la misma fuente, al tiempo que se solicitó a las entidades certificadoras un informe de auditoría que de cuenta de los procedimientos de producción de las partidas enviadas a Chile.

    José Ignacio Gómez remarcó, además, que las plantas procesadoras de carne brasileñas afectadas con la suspensión tendrán que pasar por un largo proceso de reevaluación para recuperar su calidad de importadoras a Chile, hecho que no pasaría antes de un año.

    Tito Pizarro dijo que, fruto de esta experiencia, se decidió intensificar los controles de entrada, no solo de la carne brasileña, sino que de todos los productos de esta naturaleza ingresados al país.

    Horacio Borquez respaldó las acciones de las autoridades nacionales y afirmó que Chile es uno de los países con controles más estrictos en esta materia, siendo la muestra de ello el hecho que el caso más parecido al actual se presentó hace quince años, donde, al igual que ahora, hubo un diagnóstico inicial que finalmente se demostró errado.

    El diputado Iván Flores (DC), uno de los promotores de este encuentro, valoró el reconocimiento de las autoridades de que aquí hubo una falla en el protocolo de importación, aunque estimó que la situación es preocupante y grave. "Aquí hubo algo que no se hizo bien, tanto en el país de origen, en la planta de faenado, como en las inspecciones que deben hacerse regularmente. Ahí hicimos la pregunta si tenemos la capacidad institucional para detectar estos problemas antes que lo hagan los usuarios o antes de tener un problema de salud pública o de salud animal, producto de un contagio, que en este caso no se produjo, pero que mostró que hay una ventana abierta que no estaba custodiada", planteó.

    En todo caso, estimó que, en términos generales, todos los actores reaccionaron de manera adecuada ya que el SAG suspendió inmediatamente todo producto proveniente de la planta faenadora y de la empresa Minerva, que era la que comercializó finalmente la carne; y
    el Minsal realizó recomendaciones a las autoridades sanitarias de los pasos fronterizos donde pasan estos productos, "para que afinen el ojo y tenga mayor control". "Creo que el ejercicio ha valido la pena, lástima que lo descubriera un usuario y no nuestra capacidad fiscalizadora como país", evaluó.