Mi lista de blogs

martes, 8 de noviembre de 2016

Diputados: Parlamentarios se reúnen con comunidades atacameñas del Salar de Atacama

 Parlamentarios se reúnen con comunidades atacameñas del Salar de Atacama

Publicado el 07 de noviembre del 2016

En el encuentro, realizado en la localidad de Peine, el pasado 4 de noviembre, los legisladores tomaron conocimiento de la forma en que las comunidades atacameñas se están relacionando directamente con una de las empresas que explota el Salar, que les entrega el 3,5% de las ventas del litio.



    Diputados de la Comisión de Minería y de la Investigadora sobre el litio sesionaron, el pasado viernes 4 de noviembre, en la localidad de Peine, cercana a San Pedro de Atacama, para escuchar las exposiciones de los representantes del Consejo de Pueblos Atacameños del sector Atacama la Grande, y conocer su experiencia en relación con la explotación del litio y el territorio indígena en la zona del Salar.

    A la sesión concurrieron los diputados Yasna Provoste, presidenta de la Comisión de Minería; Alberto Robles, presidente de la comisión investigadora del litio, y los diputados Marcela Hernando, Marcos Espinosa y Sergio Gahona.

    Al respecto, el diputado Alberto Robles manifestó que uno de los puntos interesantes que pudieron apreciar es que por muchos años no hubo ninguna relación de las empresas con las comunidades locales.

    Hoy, la empresa Rockwood ha establecido un convenio con las comunidades atacameñas con la entrega del 3,5% de las ventas, incorporando de esta manera a las comunidades indígenas en la explotación del litio. La gobernanza de este convenio es implementado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

    Sobre este punto, el diputado Robles, si bien destacó esta forma directa de relación con la comunidad, alertó que esto debe cautelarse, porque “una cosa es el legítimo interés de las comunidades indígenas, en relación a su desarrollo, y otra el legítimo derecho que tiene el Estado en su conjunto”.

    En esa línea, precisó, se debe buscar un justo equilibrio ya que este apoyo no es para toda la comunidad que vive en esta zona de la región de Antofagasta, y eso, evidentemente, “es un sesgo” porque ahí no viven solo las comunidades indígenas, acotó.

    Finalmente, recogió las palabras de la alcaldesa de San Pedro de Atacama, Sandra Berma, sobre el impacto que tienen las empresas en las zonas donde tienen sus faenas, ejemplificando con el desarrollo de una empresa como Codelco, que no ha estado aparejado al desarrollo de la ciudad de Calama.

    El diputado Sergio Gahona, por su parte, destacó el modelo de relacionamiento que se ha establecido con las comunidades, para que reciban los beneficios de lo que significa la explotación de un territorio “que ancestralmente ellos entienden como de dominio propio”.

    Añadió que estas comunidades tienen claras las dificultades que conlleva la explotación minera en el Salar, y por eso abogan por medidas que eviten el agotamiento acuífero y de sustentabilidad.

    “Es un interesante mecanismo, y una interesante fórmula que hay que revisar y mirar con atención para ver su aplicabilidad en otros sectores del país”, planteó el diputado Gahona, quien subrayó que estos recursos “no son para resolver problemas que tiene que resolver el Estado” como pueden ser los de infraestructura, salud o educación, sino para mejorar la calidad y oportunidades de vida de los atacameños, donde parte de los fondos se están destinando a programas de innovación y becas de estudio.

    La diputada Marcela Hernando también destacó esta relación directa entre las comunidades y las empresas, “que está resultando bastante más ventajosa que todas las intermediadas por el Estado”.

    Sobre la opción de institucionalizar esta relación, la diputada señaló que es un tema para el debate.

    Uso de agua

    La presencia de los diputados también incluyó visitas a algunas de las faenas que se llevan a cabo en la zona. Al respecto, el diputado Marcos Espinosa expresó que está claro que ambas firmas -Rockwood y SQM Salar- están incumpliendo normas respecto del uso de agua. Hay normas bien establecidas al respecto que, de respetarse, no generarían los problemas ambientales que hoy tenemos en el Salar de Atacama”.

    El legislador apuntó que existen estudios científicos del Ministerio de Medio Ambiente que han establecido que el agua en el Salar de Atacama está técnicamente agotada, por un uso abusivo de esta en faenas mineras.

    “Debe haber no sólo un compromiso, sino una obligación de parte del Estado al mundo minero, para que estas irregularidades puedan ser, al menos, fiscalizadas a tiempo y como corresponde. En el norte el agua es un bien escaso y no podemos desperdiciar ni un solo centímetro cúbico más”, finalizó.