Mi lista de blogs

jueves, 3 de noviembre de 2016

El máximo regulador de seguridad vehicular del gobierno estadounidense ordenó a Honda hacer más para ubicar a los propietarios de 300.000 autos con peligrosos infladores de bolsas de aire Takata, y asegurarse de que esos vehículos sean reparados.



Mark Rosekind, jefe de la Junta Nacional de Seguridad para el Tráfico Vehicular, NHTSA por sus siglas en inglés, dijo que la agencia sugirió a Honda contratar investigadores privados para encontrar a los propietarios, enviar avisos en diferentes idiomas e incluso llevar camiones de reparación a los vecindarios para reparar los vehículos donde se encuentren.

"Hay una serie de cosas que queremos ver" dijo Rosekind durante una conferencia de productores de partes automotrices en Detroit, el miércoles. "No está sucediendo lo suficientemente rápido para nadie", agregó.

Pruebas han demostrado que los infladores de las bolsas de aire de 313.000 Hondas y Acuras de 2001 a 2003 tienen hasta un 50 por ciento de probabilidad de explotar en un accidente y herir al conductor con esquirlas.

NHTSA y Honda enviaron en junio un aviso de emergencia a los propietarios de vehículos, pero hasta el momento solo 13.000 autos han sido reparados.

Los carros llamados a servicio tienen un tipo de inflador que tiende a estallar más que otros hechos por Takata. Son tan peligrosos que el gobierno ha instado a los propietarios a no seguir manejando hasta que lleven sus autos a una mecánica oficial de Honda para repararlos. Honda ha dicho que los repuestos de reemplazo están disponibles.

La alerta tomó más urgencia después que Delia Robles, una mujer de 50 años de Corona, California, murió el 30 de septiembre después que el inflador en su Honda Civic 2001 estallara cuando un vehículo se estrelló de frente contra ella.

Takata usa el explosivo químico nitrato de amonio para crear una pequeña explosión que infla las bolsas de aire durante un choque, pero el químico puede deteriorarse cuando está expuesto a temperaturas muy altas y humedad prolongada. Hasta el momento, al menos 11 personas en Estados Unidos y 16 en el resto del mundo han muerto a causa de los infladores de bolsas de aire de Takata.

El problema ha generado el mayor llamado a reparación de seguridad vehicular en la historia de Estados Unidos: más de 69 millones de autos. Otros 30 millones han sido llamados al servicio en el exterior.

En EE.UU., unos 11.400 millones de autos han sido reparados con una mayor prioridad en las áreas de alta humedad alrededor del Golfo de México.

Honda dice que Robles compró su auto a mediados de 2015 y se le envió varios avisos para llevarlo a reparación. El vehículo fue por primera vez llamado a servicio en 2008, y desde entonces Honda dice que ha enviado 20 cartas a los cuatro propietarios registrados del automóvil.

La compañía no tiene manera de verificar si Robles recibió los avisos. Su hijo, José Contreras dice que ella nunca las mencionó. El vocero de Honda, Chris Martin, ha dicho anteriormente que no es práctico para la compañía visitar a todos los propietarios cuyos autos tienen infladores súper peligrosos.

Rosekind dice que se deben implementar cambios para acelerar las reparaciones. Honda tendría que pagar a investigadores o tomar otras medidas. "Cada vez que se pierde una vida no estamos haciendo suficiente", afirmó. "Tenemos que hacer saber a la gente, que es gratuito, que hay que arreglarlo, que están en peligro".

Los autos con los infladores súper peligrosos incluyen los Honda Civics y Accords 2001 y 2002, Acura TL de 2002 y 2003, Honda Odyssey y CRçV de 2002 y el Acura CL y Honda Pilot de 2003.

Hasta el momento 17 fabricantes de autos y camiones han pagado por las reparaciones, pero han dicho que eventualmente tratarán de recuperar el gasto de Takata, lo cual está obligando a la compañía japonesa a buscar compradores y podría llevarla a la bancarrota.

Rosekind dice que no le preocupan las finanzas de Takata o una potencial bancarrota de la compañía porque las fabricantes de autos son en última instancia responsables por los llamados a reparación. Por otro lado, las leyes de bancarrota tienen salvaguardas para asegurar que esos llamados a reparación sean hechos, afirmó.

Fuente: La Voz de América, http://www.voanoticias.com/a/eeuu-negocios-autos-honda-llamado-a-reparacion-bolsas-aire-takata/3579663.html