Informes Intercambio del Instituto Alemán de Osorno con el Colegio Alemán de Punta Arenas 2017, I° Medio A/B


Fotos gentileza Instituto Alemán de Osorno








Miércoles, 29 de marzo
El día miércoles por la mañana tuvimos, como generación, clases normales hasta las 13:00 horas, luego de estas actividades, un bus nos esperaba para llevarnos al aeropuerto de Puerto Montt, ya que más adelante íbamos a comenzar nuestro viaje. Alistamos todo y tuvimos que esperar hasta las 16:15 aproximadamente para subir al esperado avión que nos llevaría en un viaje muy relajado y tranquilo hasta nuestro siguiente destino: el “Aeropuerto de Punta Arenas”. Después de más de una hora de viaje, logramos llegar puntuales para buscar nuestras maletas y subirnos al siguiente bus que en este caso nos llevaría al Colegio Alemán de Punta Arenas, ahí nos esperaban los apoderados y alumnos que nos iban a alojar por este corto periodo de tiempo. Tuvimos que presentarnos uno a uno para que las personas de, para muchos la nueva ciudad de Punta Arenas, pudieran conocernos y, por consiguiente, llevarnos a sus casas.
Ya de manera más personal, quiero recalcar que la manera de recibirnos fue muy grata.- En mi caso me recibieron junto a uno de mis compañeros y a nuestras “familias” en una muy divertida y emocionante salida a comer, luego de esto me recibieron con una muy cariñosa actitud en su casa y me aportaron todo lo necesario para una muy buena estancia en este intercambio de colegios alemanes.
Carlos Aguirre.

Jueves, 30 de marzo
El día jueves en la mañana, nos juntamos todos en el colegio alemán de Punta Arenas para ir en bus al Nao Victoria y ahí vimos y recorrimos las tres réplicas de los barcos: Nao Victoria, Beagle y Goleta Ancud. Luego fuimos al Museo Regional, que era el palacio de Mauricio Braun Menéndez. Después fuimos al Cerro de la Cruz donde vendían recuerdos, cuellos, bufandas, gorros etc. Más tarde hubo en el colegio una muestra gastronómica en la que había comida de distintos países, en la muestra gastronómica habían empanadas de manzana, chupe de centolla, sopaipillas, galletas, leche con plátano, jugo, pan con chorizo y muchas cosas más. Después fuimos a almorzar con la familia anfitriona para estar de vuelta en el colegio nuevamente. De regreso en el colegio, el bus nos estaba esperando para ir al museo Maggiorino Borgatello, que es muy grande y en él se encuentran animales disecados como: insectos, aves etc. Cuando terminamos de visitar el museo fuimos a la plaza, después al Kiosco Roca donde comimos pan con chorizo y bebimos leche con plátano. Luego, caminamos hasta llegar a la costanera. Después volvimos al colegio, luego fuimos a la zona franca a comprar cosas y a patinar en hielo. En la noche mi familia de Punta Arenas y yo fuimos a cenar a un restaurante y de vuelta en la casa me preparé para ir a dormir.
Isadora Tello.

Viernes, 31 de marzo
Era nuestro tercer día en Punta Arenas y todos llegamos muy emocionados al colegio, pues todavía nos quedaban algunos lugares por recorrer.
Primero, nos mostraron un lugar del colegio llamado “El Club Alemán”, desde donde comenzó a desarrollarse esta institución. Aquí, personas de origen alemán se juntaban para compartir. Sin embargo, el paso del tiempo ha hecho de esta práctica algo ya no tan cotidiano.
Después, fuimos donde los alumnos de octavo básico, para contarles sobre nuestra experiencia con el intercambio y animarlos a que participen de tan enriquecedora actividad. Cuando esto terminó, nos reunimos en el patio para realizar una actividad, que nos ayudó a conocernos mejor entre todos, pero de una manera más dinámica. Posteriormente, nuestros amigos de Punta Arenas nos mostraron otras dependencias del lugar, como el gimnasio, la cafetería y su enorme y bonito patio.
Luego, nos encontrábamos todos sentados en el bus, dirigiéndonos a “Standard Wool”. Este es un lugar donde procesan la lana, para que esta quede lista para la venta. Al entrar, nos enseñaron cómo lavaban, sacaban y peinaban este producto, de manera que todas sus ventajas puedan ser aprovechadas, ya que no solo producían toneladas de lana, sino que también se extraía la grasa que esta contenía, para así poder venderla y hacer cremas.
Impregnados de un fuerte olor a oveja, nos dirigimos al cementerio de Punta Arenas, que fue donado por Sara Braun y donde casi nos perdimos, debido a su gran extensión. Luego, como un destino anexo a nuestra rutina ya planeada, fuimos a la chocolatería “Norweisser”, donde la mayoría de nosotros pudo comprar un poco del delicioso chocolate artesanal que allí nos ofrecían.
Cuando volvimos del colegio, nos encontramos con la grata sorpresa de que nuestros compañeros de Punta Arenas nos habían hecho bellas bufandas de lana, que después de haber almorzado, podríamos ocupar en nuestro viaje al “Fuerte Bulnes”.
Aquí pudimos aprender más sobre cómo se comenzó a poblar este territorio tan austral y de los difíciles momentos que tuvieron que pasar los primeros pobladores, causados tanto por los factores naturales, como por la desconexión que había entre el país y este lugar en aquella época. La mayor parte de nosotros estaba cansada mientras retornábamos a la ciudad, pero nada de esto impidió que, al término de esta ardua jornada, fuéramos a la pista de patinaje sobre hielo, donde nos divertimos mucho.
Finalmente, cada uno se preparó para despedir el día con una fiesta, donde nos reunimos y compartimos momentos inolvidables.
Daniela Westermeier.
Sábado, 1 de abril
El día sábado era nuestro último día en Punta Arenas ya que en la tarde debíamos volver a Puerto Montt. La mañana era libre por lo que algunos de mis compañeros, incluyéndome, decidimos aprovechar  lo poco que nos quedaba de nuestra estancia en Punta Arenas para ir al centro o a la Zona Franca. Mi anfitriona, Victoria Andrade, y yo, despertamos temprano y cuando estábamos ya listas, nos llevó amablemente su madre al centro. Yo ya había estado en el centro antes, cuando fuimos el jueves en la tarde a la plaza. En la mañana no había mucha gente en el centro, lo cual lo hacía perfecto para recorrerlo. Vicky me mostró varias tiendas y lugares como el Caracol Austral, un centro comercial en forma de caracol; Pets, una tienda de mascotas que rescata perros y gatos de la calle, y la plaza, donde compré hermosas artesanías para mis padres. Luego nos fuimos a la Zona Franca, un centro comercial más grande y con más tiendas que el Caracol Austral. Ahí me junté con mis amigas de Osorno y decidimos recorrer el mall. ¡La Zona Franca es genial, tiene de todo hasta ¡una pista de patinaje! Y después de una hora recorriendo este centro comercial, nos fuimos cada una con su anfitriona a almorzar. Victoria y yo volvimos a su casa caminando porque el mall no estaba muy lejos de allí. Las dos almorzamos espagueti con albóndigas. ¡Estaban deliciosos! Luego de comer, decidí hacer mi maleta comenzando a guardar lo que había comprado en la mañana. Mi maleta estaba preparada y antes de irnos, me despedí del hermano de Vicky. Finalmente, todo estaba listo y ya era hora de irse.
En el viaje estuvimos hablando Vicky y yo, mientras su mamá conducía hacia el aeropuerto. Llegamos a muy buena hora, siendo los primeros. Minutos después todos mis compañeros llegaron.  Penosamente, tuvimos que despedirnos de nuestras familias anfitrionas e irnos para tomar nuestro avión a tiempo.  Herr Feltscher, Linda y los 18 estábamos en el avión luego de una larga espera porque se había retrasado. El vuelo duró una hora y media aproximadamente, aunque pareció haber pasado menos tiempo. También hubo algo de turbulencia. Fue una locura. Algunos gritaban, otros reían y otros solo se quedaban quietos esperando que la turbulencia terminara.
Luego de la fantástica aventura que tuvimos en Punta Arenas, llegamos todos bien a Puerto Montt. Lo primero que hicimos al llegar al aeropuerto fue buscar nuestras maletas. Ya con nuestras maletas pudimos ir donde nuestras familias. Todos estaban felices de ver a sus familias luego de esos 4 días. Yo también estaba muy feliz de ver a mi mamá y mi papá que me esperaban fuera de la sala de embarque. Decidimos ir al Cassis en Puerto Varas y comimos pizza al Uso Nostro. Mientras esperábamos la comida les conté sobre lo que hice y las simpáticas personas que conocí en Punta Arenas. Más tarde llegamos a Osorno finalmente. Pero tengo que admitirlo, aunque fuese un largo y agotador día, fueron cuatro geniales días que siempre recordaré como la primera vez que fui a Punta Arenas.
Verena Höhnke

Comentarios

Entradas populares de este blog

Alerta Temprana Preventiva para la Región de Aysén por nevadas y viento

23 de junio: Cumbre internacional sobre daño ambiental se podrá ver en vivo a través de internet

El Ministro de Relaciones Exteriores, Heraldo Muñoz, recibió hoy en audiencia a Benito Baranda, designado recientemente como coordinador del Estado para la visita del Papa Francisco a Chile, la cual se realizará entre el 15 y el 18 enero del próximo año.

Por vía aérea y marítima la Armada rescata pescadores que estaban a la deriva en Talcahuano

Diputados: Comisión de Trabajo aprobó proyecto que elimina distinción entre obrero y empleado

Declaración Pública Junta Extraordinaria de Accionistas de Codelco

Alianza entre CONAF y FOSIS beneficia a afectados por incendios forestales. A través del “Programa Yo Emprendo Semilla Emergencia”, los usuarios adquirieron motosierras para trabajar en los bosques quemados.