Buque Oceanográfico "Cabo de Hornos" recaló a Valparaíso tras apoyar trabajos en la Antártica

Valparaíso. Cerca de las 23:00 horas del domingo 29 de diciembre recaló a Valparaíso, el Buque Oceanográfico “Cabo de Hornos” luego de haber estado durante 20 días cumpliendo una significativa comisión de apoyo en la rebusca del Hércules C-130 de la Fuerza Aérea que perdió contacto mientras se dirigía a la Antártica.
Como una forma de destacar la importante labor que cumplió la dotación, durante la mañana del lunes 30 de diciembre, el Comandante en Jefe de la Primera Zona Naval, Contraalmirante Yerko Marcic, se reunió con el Personal Naval para felicitarlo por el espíritu de servicio demostrado, entregándoles su reconocimiento al trabajo realizado y a la calidad humana de cada uno de ellos.
Asimismo, el Jefe de Estado Mayor General de la Armada (S), Vicealmirante Marcelo Gómez, también visitó el “Cabo de Hornos” para felicitar personalmente a su dotación, ya que la tarea no era fácil, considerando que debieron zarpar el 10 de diciembre y sin fecha de retorno.
Esto significó que debieron pasar Navidad navegando el Estrecho de Magallanes, por lo cual el Vicealmirante Gómez comentó que “sé lo que significa desde el punto de vista familiar y emocional pasar estas fechas navegando, por lo que se destaca su vocación de servicio”.
Por su parte, el Comandante del Buque Oceanográfico, Capitán de Fragata José Cabezas, aseguró que “hay una mezcla de emociones por la tarea que estábamos realizando y por las fechas que son significativas, tuvimos que pasar la Navidad fuera de la casa, pero como digo yo, la pasamos navegando como los marinos y con la segunda familia que tenemos que es toda la dotación, por lo que hicimos una cena en donde tuvimos un momento de reflexión por la fecha y recordamos a nuestros seres queridos”.
En tanto, el Sargento Segundo Jack Durán afirmó que “esta comisión nos sorprendió bastante. Yo estaba de guardia cuando nos notificaron. Al principio fue difícil porque como son fechas importantes las que se venían y no sabíamos cuándo íbamos a volver. Pasar Navidad sin la familia es complicado porque tengo dos niñitas, uno las extraña mucho, pero acá la camaradería que tenemos permite hacer actividades en conjunto. Como todo marino el primer día es fuerte, pero uno está para servir, ayudar a nuestros camaradas y para aportar nuestro granito de arena”.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Colegio Alemán de Concepción: El Kiosco de la Honestidad.No tenía a nadie que lo atendiera, sino que son los mismos alumnos del colegio que compraban en modalidad de autoservicio, pagando individualmente el producto, dejando el dinero en un lugar destinado para ello.

Las 3 banderas de Chile

OSORNO: PROGRAMA FIESTAS PATRIAS 2019