Contaminación en Quintero: Comisión de Energía del Senado conoce versión de Enap

La empresa fue sindicada como la primera responsable de la nube tóxica que afectó la salud de la población el pasado 21 de agosto. Hasta la fecha la compañía ha paralizado las faenas de limpieza de los estanques.


De boca del gerente general y la presidenta del directorio de Enap, los integrantes de la Comisión de Minería y Energía escucharon las explicaciones de la compañía respecto a la responsabilidad que les cabe en los episodios de contaminación ambiental en la bahía de Quintero acaecidos hace dos meses.

Tras la exposición, la presidenta accidental de la instancia, la senadora Isabel Allende aclaró que “nosotros quisimos invitar a la plana mayor de Enap para que nos vinieran a dar su versión de lo que para ellos ha significado la formulación de cargos de parte de la Superintendencia de Medio Ambiente (SMA)”.

La legisladora enfatizó que “lamento esta acusación apresurada. Mi percepción personal es que fue una mala decisión. Además en un lugar donde se concentran 20 industrias diferentes, es evidente que hay una sinergia y se van potenciando”.

En tanto el senador Carlos Bianchi comentó que “nos llamó la atención que el Gobierno apuntara solo a Enap siendo que hay un conjunto de empresas que también contamina. Uno sospecha que se busca llevar al despeñadero la compañía, de hacerla colapsar. Al parecer se ha subutilizado la compañía  y eso es una señal”.

El congresista se enfocó “en la necesidad de buscar soluciones y no responsables en este momento. El Estado es el que debe fiscalizar, controlar lo que ocurre en ese cordón industrial. Basta ya de la búsqueda incansable de responsables. El responsable es el Estado que no ha sabido resguardar la salud pública de la población de Quintero y Puchuncaví”.

EXPLICACIONES

La presidenta del directorio de la empresa estatal, María Loreto Silva aseguró que “desde el principio de esta situación, nosotros hemos estado preocupados y dispuestos a ayudar en todo lo que podamos. Queremos una solución definitiva ante este problema donde no se sabe con claridad quién es el que contamina”.

Luego enfatizó que “no tenemos responsabilidad en los hechos y lo hemos demostrado con antecedentes técnicos serios, haciendo mediciones que indican que nuestra emisión de hidrocarburos no provocó la crisis”.

Continuó relatando que “la situación que enfrenta la empresa es dura. Nuestros trabajadores que operan en Quintero han tenido un estrés permanente. Éste se agudizó con la medida del Ministerio Público de indagar distintas unidades de la compañía (…) Desde el directorio queremos asegurar la sustentabilidad de las operaciones, por lo que es fundamental para nosotros estar legitimados en las comunidades donde operamos”.

Por su parte, el gerente general de Enap, Andrés Roccatagliata manifestó que “se nos ha dicho que somos la única empresa responsable en una babía donde están asentadas una veintena de compañías. Esas acusaciones son infundadas porque la emergencia ocurrió el 21 de agosto pasado y el 24 de ese mes, paralizamos la limpieza de dos estanques –trabajo que realizamos continuamente y que está detenido hasta el día de hoy- sin embargo, los episodios de contaminación continuaron generándose mil nuevos casos de intoxicación. También procedimos al retiro de los residuos oleosos que se encuentran presentes en el sector piscina riles desde ese momento”.

Cabe consignar que las empresas que por su operación regular están asociadas a la emisión de gases de hidrocarburos son: GNL Quintero (planta de gas natural), Gasmar (planta de gas butano-propano), Enap Quintero (estanques de almacenamiento de combustibles), Oxiquim (planta de almacenamiento de sustancias químicas) y Copec (almacenamiento de lubricantes y combustibles).

El gerente continuó indicando que “encargamos dos estudios a la Universidad Técnica Federico Santa María y la Universidad de Santiago, y ambos indicaron que no tenemos responsabilidad en los hechos. También el Colegio Médico ha sido de la misma idea”.

Asimismo calificó como “poco resolutivo” el informe de la Superintendencia de Medio Ambiente (SMA), explicando que “se elaboró considerando solo el olor y en función de eso se nos culpó. De hecho se nos ha fiscalizado 53 veces participando la PDI, la Superintendencia de Electricidad y Combustibles (SEV) y la propia SMA (…) Nos preocupa el actuar poco cuidadoso que se tuvo en una primera etapa porque se nos procedió a culpar sin fundamentos y hemos visto dañada nuestra imagen. Todo indica que nos quieren perjudicar y podría haber detrás de estas acciones, un interés privatizador”.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las 3 banderas de Chile

GIULIANA RAGGIO: LA NUEVA PROMESA DEL FAUSTBALL ARGENTINO

CHILE 10 AÑOS DE CATÁSTROFES NATURALES 2007-2017