El Instituto Cultural Google ofrece exposiciones de historia multimediales. ¿Qué hay detrás de esta innovación cultural? ¿Estamos ante el fin de los museos?








Google se ha convertido en algo más que en una máquina de búsqueda. Ya desde el año 2004, el verbo “googeln” (googlear), es decir buscar algo en Google, forma parte del diccionario de la lengua germana, el Duden. Pocos saben que, entretanto, el gigante de Internet también se ha convertido en un “museo” digital. Hasta la fecha, la empresa ha codiseñado 60 exposiciones de historia, y cada día se suman más. Según la declaración oficial, Google busca hacerse un nombre en el ámbito de la cultura, poniendo a disposición su técnica para museos y otras instituciones.



El Google Cultural Institute (Instituto Cultural Google), que fue fundado en 2010 y asesora a las exposiciones, es la base de este tipo de fomento cultural. El diseño de las exposiciones impresiona por su calidad, y tampoco los contenidos le van a la zaga.



Pero, ¿cuál es el motivo del gigante de la red para fomentar exposiciones de historia? Mark Yoshitakem, jefe de Producto, explica que su empresa pretende contribuir a la preservación de la cultura en la red.



Historia(s) en la red



Las exposiciones abarcan la historia moderna desde principios del siglo XX hasta la actualidad, así como la guerra civil española, el fin del apartheid en Sudáfrica y la caída del Muro de Berlín.





También varios de los capítulos más oscuros de la historia, como el Holocausto, son un tema central. En el blog oficial de productos Google, Mark Yoshitake escribe: “gran parte del material es muy conmovedor; algunas cosas hasta se muestran por primera vez”. Entre los museos de todo el mundo, que facilitan imágenes, documentos y videos, se encuentran los museos estatales de Berlín, así como la Casa de Ana Frank, en Amsterdam, y el monumento al Holocausto Yad Vashem, en Jerusalén.





El resultado ha sido abrumador: la estructura y el diseño de las exposiciones virtuales dan al espectador la impresión de encontrarse en un museo real, o hasta en el lugar de los acontecimientos. Los usuarios pueden viajar en el tiempo, escuchando los relatos de testigos de una época y leyendo grandes cantidades de documentos.



En general, los textos de las exposiciones están en inglés, y algunos en alemán. Además, el menú está a disposición en casi 20 idiomas diferentes.



¿Un peligro para los museos?



Según Google, sus exposiciones virtuales pueden sustituir las visitas a museos del mundo analógico: “la meta de Google es organizar las informaciones de todo el mundo y ponerlas a disposición de todos a cualquier hora”.



No obstante, también los museos parecen sacar provecho de este desarrollo. Obenewa Amponsah, de la Fundación Steve Biko, afirma que “el Instituto Cultural Google pone al alcance de todos materiales que, de otra forma, no estarían disponibles”. Por un lado, no todas las personas tienen la oportunidad de visitar, por ejemplo, el monumento Yad Vashem, en Jerusalén, u otros monumentos o museos en el mundo. Por otro lado, los museos cuentan con que Google despierte el interés de las personas y las motive a visitar con más frecuencias sus exposiciones.



Autor: Marc von Lüpke/ VC



Editora: Cristina Papaleo

fuente: Deutsche Welle, http://www.dw.de/google-una-m%C3%A1quina-de-b%C3%BAsqueda-hace-historia/a-16407028

Comentarios

Entradas populares de este blog

Colegio Alemán de Concepción: El Kiosco de la Honestidad.No tenía a nadie que lo atendiera, sino que son los mismos alumnos del colegio que compraban en modalidad de autoservicio, pagando individualmente el producto, dejando el dinero en un lugar destinado para ello.

Las 3 banderas de Chile

OSORNO: PROGRAMA FIESTAS PATRIAS 2019