Argentina fuerza la salida del país de Telecom Italia por su alianza con Telefónica

Cuando Telefónica anunció su entrada en el capital de Telecom Italia en abril de 2007 nadie pensó en encontrar complicaciones en Argentina. Las ahora aliadas estudiaron su listado de participaciones y llegaron a la conclusión de que Brasil podría ser un obstáculo, ya que las dos compañías tienen filiales que compiten en ese país. Pero en Argentina, donde sucede lo mismo, las condiciones de competencia les hicieron pensar que no habría problemas.

Y al principio fue así. Mientras que Brasil abrió una investigación para estudiar la repercusión en el mercado local y estableció una serie de condiciones para preservar la competencia, Argentina dejó correr el asunto. Por si acaso, de todas formas, Telefónica y Telecom Italia se habían comprometido a mantener una separación total entre ellas en todos los asuntos referidos a Brasil y Argentina, para que no hubiera ningún trasvase de información ni hubiera posibilidad de que la española, como dueña del 7,2% de la italiana, impusiera medidas en beneficio de sus filiales.

La tranquilidad argentina no duró mucho tiempo. Mientras que Telefónica es dueña de la totalidad de su filial en el país, Telecom Italia es titular del 50% de la sociedad que controla su operadora, Telecom Argentina. La otra mitad está en manos de la familia Werthein, un grupo local de fuerte implantación. Las relaciones entre los dos socios nunca fueron buenas y fueron los Werthein los que denunciaron la posibilidad de que la alianza entre Telefónica y Telecom Italia atentara contra la competencia en Argentina e instigaron la investigación.

Ayer se conocieron los resultados de meses de estudio. La Comisión Nacional de Defensa de la Competencia ha decidido que la alianza entre Telefónica y Telecom Italia es dañina para la competencia local, ya que cada una es propietaria de las principales rivales en las telecomunicaciones del país.

Y el remedio para eliminar este problema es el más radical entre los posibles: Telecom Italia tiene un año para vender todas sus participaciones en Argentina y abandonar el país.

El veredicto oficial se conoció ayer, pero no fue una sorpresa. Las últimas decisiones del Gobierno de impedir a Telecom Italia tomar medida alguna en su filial hacían presagiar un desenlace similar. Hasta el punto de que la italiana había comenzado ya antes del verano a valorar la posibilidad de vender su participación ante "el perjuicio que las decisiones arbitrarias" del Ejecutivo le estaban ocasionando.

Ahora lo tendrá que hacer obligada por las autoridades, aunque la decisión se puede recurrir. Pese a ello, pocos confían en un triunfo de Telecom Italia y menos en la posibilidad de seguir operando con normalidad en un país con el Gobierno en contra, según fuentes conocedoras de la situación.

Candidatos para la compra no faltan. ¿Los principales? Los mismos que han impulsado el proceso: los Werthein. Algunas fuentes, sin embargo, aseguran que no cuenta con el total respaldo de la presidenta argentina, Cristina Fernández, aunque el resto rema a su favor. También el grupo Clarín y la Corporación América están, según informa Reuters, entre los interesados.

Dinero, fuerzas locales y otros intereses
La decisión de las autoridades de competencia pone fin a un proceso en el que no todo el mundo ve una mano imparcial detrás. Es cierto que el punto de partida es objetivo: entre 1989 y 1990, Argentina dividió en dos el monopolio de telecomunicaciones y lo vendió a empresas distintas para asegura la competencia. Casi dos décadas después, un acuerdo rubricado entre España e Italia creaba un lazo indiscutible entre las propietarias de las compañías que gestionan las dos mitades del ex monopolio.

Pero en la investigación han jugado un papel muy importante dos factores ajenos a este hecho. El primero es la familia Werthein, que, además de defender sus intereses legítimos de garantizar una competencia leal entre Telefónica y Telecom Argentina, contaba con otro aliciente. Telecom Italia disponía de una opción para comprar la participación de los Werthein a un precio muy por debajo del de mercado. Esa opción era ejercitable desde diciembre del año pasado y toda la batalla de los Werthein se ha centrado en impedirlo. En estos momentos, no sólo lo ha logrado, sino que puede hacerse con la totalidad de Telecom.

El otro factor ha sido el interés del Gobierno por crear un entramado empresarial potente en propiedad de grupos locales y reducir el poder de las empresas extranjeras.

La cifra
300 a 400 millones de euros es la valoración que se está haciendo del paquete de Telecom Italia en su filial, un ingreso que vendrá muy bien a la teleco, dada su situación financiera

FUENTE: http://www.cincodias.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

GIULIANA RAGGIO: LA NUEVA PROMESA DEL FAUSTBALL ARGENTINO

CHILE 10 AÑOS DE CATÁSTROFES NATURALES 2007-2017

El 13 de marzo de este año falleció Etelvina Bahamonde Carrillo, tenía su casa en Chile y el patio en Argentina. Vivía en Paso El León