«Los remedios homeopáticos son sólo un placebo’’,dice EDZARD ERNST

Catedrático de Medicina alternativa de la Universidad de Exeter (Reino Unido), trabaja para separar las disciplinas que realmente sirven de los fraudes.

ALEJANDRA RODRÍGUEZ

Es el titular de la cátedra más antigua de Medicina Alternativa del mundo; la de las Universidades de Exeter y Plymouth (Reino Unido). Sin embargo, Edzard Ernst, un médico alemán formado en fitoterapia, homeopatía, osteopatía, masaje y acupuntura, es lo más alejado de un defensor radical de estos procedimientos que en ocasiones no cuentan con ninguna prueba científica de su valor. El pasado sábado estuvo en nuestro país donde, en el seno del III Congreso Nacional de Farmacéuticos Comunitarios, explicó que la única manera de que estas terapias tengan el reconocimiento que se merecen es separar el grano de la paja.

Pregunta.- Medicina alternativa, complementaria, integral... ¿Con qué término se queda usted?

Respuesta.- Es algo babilónico que a mí también me resulta confuso; pero preferimos los términos de Medicina Alternativa y Complementaria o Medicina Integral porque llevan implícita la idea de no exclusión.

P.- ¿Es posible la unión entre medicina convencional y alternativa?

R.- Claro que sí. Pero sin duda es mejor hablar de diferentes disciplinas, porque hay muchas que se cobijan bajo el mismo paraguas, pero no tienen nada que ver unas con las otras.

P.- Por no hablar del fraude que hay detrás de algunos casos.

R.- En efecto. Aunque me gustaría matizar que, igual que en medicina alopática, en la complementaria no se debería preguntar si algo funciona o no; sino si un tratamiento sirve para un fin concreto. A nadie se le ocurre plantear si un analgésico vale; sino si alivia el dolor o no. Se llega a una conclusión mediante investigación básica y ensayos clínicos.

P.- Muchos dicen que no pueden someterse al criterio alopático.

R.- Eso no es más que una excusa. Siempre hay formas de demostrar objetivamente que algo es válido; pero a veces no conviene. Es curioso que cuando un ensayo sale favorable, estos defensores lo proclaman a los cuatro vientos y cuando les lleva la contraria esgrimen este argumento. Es una actitud hipócrita.

P.- Esas ideas, recogidas en su libro 'Trick or Treatment?, alternative medicine on trial' ('¿Truco o tratamiento?, la medicina alternativa a prueba') deben de haber encendido los ánimos a más de uno.

R.- Mi compañero Simon Singh (coautor de la obra) y yo hemos hecho un repaso exhaustivo de más de 30 procedimientos alternativos y hemos emitido un veredicto según la evidencia científica disponible y a veces eso no gusta. Por ejemplo, hemos llegado a la conclusión de que los remedios homeopáticos son sólo placebos y en algunos países eso es una bomba.

P.- ¿Por eso ofrecen 10.000 libras a quien aporte una evidencia sólida de sus beneficios?

R.- Tras la publicación del libro los homeópatas llegaron incluso a los ataques personales, así que ideamos este premio, que tiene unas bases perfectamente definidas. Es una apuesta que no podemos perder.

P.- ¿Qué tiene de malo el placebo si alivia al paciente?

R.- Me he formado en homeopatía y que tenga un efecto placebo [cualquier tratamiento lo lleva intrínseco], no quiere decir que funcione. Después de una hora de consulta en la que empatizan contigo, te escuchan, te comprenden, te compadecen... se hace una especie de psicoterapia muy valiosa. No obstante, cuando se prescriben unos productos que no tienen efecto se produce un engaño que no es ético; máxime cuando es el paciente el que corre con todos los gastos.

P.- ¿Qué otras prácticas similares carecen de evidencia?

R.- Hay bastantes, pero dos de las más conocidas son las flores de Bach y las sales de Schüssler. Ni una sola prueba clínica las avala.

P.- Tranquilícenos un poco. Refiera algo que no sea un fraude.

R.- El ginkgo o el hipérico [hierbas para mejorar la circulación y aliviar la depresión, respectivamente] están mostrando su eficacia en ensayos bien diseñados, la acupuntura lo mismo en ciertas patologías. Por ahí tendrán que pasar el resto de terapias alternativas, pero aún hay poca evidencia derivada de trabajos serios.

P.- ¿Los médicos y farmacéuticos son receptivos a la medicina integral?

R.- Depende sustancialmente del país en el que nos encontremos. En Alemania, por ejemplo, los médicos convencionales aplican estas terapias porque han recibido la formación adecuada y porque su misión es ofrecer una orientación responsable al paciente, que a veces puede elegir entre un remedio alopático y otro alternativo. En otras naciones eso no existe

fuente: http://www.elmundo.es

Comentarios

Entradas populares de este blog

Colegio Alemán de Concepción: El Kiosco de la Honestidad.No tenía a nadie que lo atendiera, sino que son los mismos alumnos del colegio que compraban en modalidad de autoservicio, pagando individualmente el producto, dejando el dinero en un lugar destinado para ello.

Las 3 banderas de Chile

OSORNO: PROGRAMA FIESTAS PATRIAS 2019