Mayor recaudación de impuestos a la renta personal mejoraría impacto distributivo de la política fiscal

Los países de América Latina y el Caribe se caracterizan por una baja carga tributaria y una pobre recaudación de impuestos progresivos, como los aplicados a la renta personal y al patrimonio.

Así lo estiman estudios de casos sobre tributación y equidad, presentados en un seminario tituladoTributación, equidad y evasión en América Latina: desafíos y tendencias, organizado por la CEPAL y realizado en su sede en Santiago de Chile, en el marco del proyecto “Políticas fiscales para una mayor equidad: construyendo un Pacto Fiscal”, que se desarrolla en conjunto con la agencia alemana GTZ.

Durante la cita, a la que asistieron expertos latinoamericanos en la materia, se aseveró que en las últimas décadas las políticas tributarias de los países de la región se enfocaron principalmente en dos objetivos: aumentar el nivel de recursos y la eficiencia. Para esto se buscó mejorar la neutralidad, reducir exenciones, y simplificar y modernizar la administración tributaria, medidas que en mayor o menor medida tuvieron éxito.

Sin embargo, los elevados niveles de desigualdad vigentes en la región cuestionan la importancia relativa de los objetivos mencionados y alertan sobre el lugar que debiera ocupar la equidad y la incidencia distributiva en el diseño de los sistemas tributarios.

De acuerdo con los especialistas reunidos en la CEPAL, diversos motivos explican las dificultades que han tenido los sistemas tributarios latinoamericanos para lograr un impacto distributivo más progresivo.

Aún predominan los impuestos al consumo y es prácticamente nula la participación de la imposición patrimonial. Además, es reducida la exigencia de impuestos a la renta de las personas, ganancias de capital y rentas del trabajo, en circunstancias que tales tributos podrían mejorar el impacto distributivo de la política fiscal.

Los trabajos presentados en el seminario revelaron que la evasión del impuesto a la renta tanto de personas como de sociedades es muy alto y se estima superior al doble de la evasión del IVA. Frente al hecho, los especialistas recomendaron que estas evaluaciones sean continuadas por los gobiernos.

Concluyeron además que existen factores que debieran mejorar los sistemas tributarios en términos de equidad: la administración tributaria está más capacitada y es hoy más eficiente; el IVA alcanzó un techo de ingreso en muchos países; los gobiernos aún necesitan nuevos recursos fiscales para combatir la pobreza y acelerar el crecimiento; y los ingresos rentísticos (dados por la explotación de bienes primarios como el petróleo, cobre, gas y productos agropecuarios entre otros) ya no son tan redituables y generan incertidumbre.

Comentarios

Entradas populares de este blog

OSORNO: PROGRAMA FIESTAS PATRIAS 2019

Las 3 banderas de Chile

GIULIANA RAGGIO: LA NUEVA PROMESA DEL FAUSTBALL ARGENTINO