En México miles de personas esperan el evento en el que será beatificado el Papa Juan Pablo II en un país en donde más del 80% de la población profesa la religión católica.

miles de personas esperan el evento en el que será beatificado el Papa Juan Pablo II en un país en donde más del 80% de la población profesa la religión católica.

Los ciudadanos mexicanos tienen además un cariño especial, pues Juan Pablo II realizó 5 visitas al país azteca, lo que contribuyó a que se le conozca como el Papa mexicano.

Los eventos iniciarán un día antes del proceso que se realizará en el Vaticano con un rosario mundial desde cinco santuarios, cinco partes del mundo en el que participan México, Cracovia, Roma, Beirut y Tanzania.

También se hará una bendición de la plazoleta dedicada a Juan Pablo II, develación de una placa conmemorativa de sus visitas y por la noche una velada juvenil con oraciones, testimonios y cantos.

El domingo 1 de mayo, día en que se beatificará Juan Pablo II, habrá una trasmisión especial que se verá por las principales televisoras del país y una celebración de acción de gracias en la sede de la Basílica de Guadalupe.

Monseñor Enrique Glennie Graue, vicario general y episcopal de la Basílica de Guadalupe y Rector del Santuario, recordó las visitas a México de Juan Pablo II.

“Todos recordamos, sabemos, sentimos el impacto que significaron las visitas del Papa a México”, dijo Monseñor Graue.

Muchos mexicanos no podrán ir al Vaticano, pero sí esperan participar desde territorio nacional, las actividades del Vaticano.

El Presidente Felipe Calderón asistirá a esta ceremonia de beatificación, lo que ha merecido algunas críticas de la oposición, al señalar que se viola con esto la laicidad del Estado mexicano.

fuente: http://www.voanews.com/ 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Chileno Lucas Wilhelm destaca en el mundial de faustball sub 18 que se está realizando en Roxbury, Nueva Jersey, Estados Unidos

Buzos de la Armada apoyan retiro de más de una tonelada de basura en el Lago Llanquihue

GIULIANA RAGGIO: LA NUEVA PROMESA DEL FAUSTBALL ARGENTINO