Innovadora tecnología que extrae biocombustibles de algas busca desarrollarse en Chile

Las especiales condiciones del litoral chileno y la seriedad del marco normativo local han puesto a nuestro país en la perspectiva de ser la mejor opción para desarrollar una innovadora tecnología que produce biocombustibles a partir de las algas marinas.

Así lo expuso ante la Comisión de Minería y Energía el gerente general de BAL (Bio Architecture Lab), Lance Ayrault, en una audiencia especial solicitada por la empresa norteamericana, con asentamiento piloto en Chile.

Según explicó el ejecutivo, uno de los aspectos considerados por la compañía para escoger nuestro país como base de operaciones fue la peculiar asociación geo-climática de litoral chileno. "Chile posee 200 millones de hectáreas de espacio oceánico; una extensa área de aguas costeras poco profundas, con islas; y condiciones ideales para acuicultura de algas", expuso.

Informó que ya existe en la zona de Puqueldón, Chiloé, un plan piloto de cultivo a través del sistema de redes, similar al que se utiliza para el caso de los choritos, en una extensión de diez hectáreas. La especie criada es la Macrocystis pyrifera o huiro, como se le conoce en Chile, que es nativa del continente americano y que se le encuentra en forma abundante a lo largo del litoral.

El huiro se caracteriza por ser un alga de grandes tallos que pueden alcanzar un par de decenas de metros, provistas de agrupaciones de hojas que salen a espacios regulares, las cuales, a su vez, poseen en su base un pequeño flotador relleno con gas que les permite salir desde el fondo marino a la superficie.

Ayrault explicó que la idea es extender el proyecto a 100 hectáreas dentro de seis meses más, antes de encausar una producción más masiva entre el 2011 y el 2013. El cálculo, especificó, es tener un rendimiento entre 60 a 73 toneladas de material seco por hectárea, con un costo aproximado de US$0,11 centavos el kilo de azúcar (material que será utilizado finalmente para la producción de etanol).

Destacó que la producción de biocombustibles a través del procesamiento del huiro tiene el costo más económico de azúcar; una productividad elevada por hectárea (es el alga de más rápido crecimiento, con dos cosechas al año, y con un 50% de azúcar) y produce beneficios ecológicos directos, como por ejemplo, absorber desechos de la salmonicultura, prevenir la aparición de marea roja y reducir los gases invernaderos.

Otra ventaja de este sistema es que no compite con zonas de cultivo terrestre y, además, permite la generación de nuevos negocios en el país. "Si necesitamos invertir para empezar la industria lo haremos, pero nosotros preferimos que terceros sean los que cultiven las algas y nosotros se las compremos", aseguró.

Marco Legal

Consultado por los diputados sobre otras consideraciones que BAL tuvo para desarrollar el proyecto en Chile, Lance Ayrault destacó la solidez del marco legal y regulatorio nacional.

"El proceso (fabricación de enzimas para catalizar los azúcares de las algas y transformarlos en biocombustibles) es 100% nuestro. Podríamos poner una planta en China, pero pronto tendríamos 20 empresas iguales a la nuestra. Por eso buscamos un país donde se respeten los derechos de propiedad intelectual, como Chile", recalcó.

Ayrault indicó que ya existe un financiamiento inicial para la segunda fase del proyecto (US$1,5 millones) y adelantó que la empresa está en conversaciones con empresarios de la salmonicultura, Enap, Corfo, Copec y Fondos de Inversiones para completar el resto de los US$6 millones que se requieren para viabilizarlo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Chileno Lucas Wilhelm destaca en el mundial de faustball sub 18 que se está realizando en Roxbury, Nueva Jersey, Estados Unidos

Buzos de la Armada apoyan retiro de más de una tonelada de basura en el Lago Llanquihue

GIULIANA RAGGIO: LA NUEVA PROMESA DEL FAUSTBALL ARGENTINO