Ministra Jiménez se mostró satisfecha por el trabajo realizado en torno al proyecto Ley General de Educación

Sólo detalles quedan para que la iniciativa pase a la Comisión de Hacienda de la Cámara Alta. La secretaria de Estado valoró el trabajo que realizaron los parlamentarios que participaron de la discusión.

“Fueron tres meses en que la comisión recibió más de 80 audiencias. Después se fue nuevamente a la sala y ahora pasamos dos semanas debatiendo, tanto en Valparaíso como acá, en detalle, artículo por artículo y con 535 indicaciones recibidas. Fue un trabajo súper prolijo y lo primero que me gustaría hacer es felicitar a los Senadores. Ellos le han dedicado mucho tiempo y prolijidad a esta ley. Tuvieron mucho trabajo en escuchar a diferentes audiencias y en tratar de representar lo que se planteó en ellas durante la discusión de este proyecto”, recalcó la personera de Gobierno.

Mónica Jiménez explicó que el proyecto aún debe cumplir con más etapas legislativas y que el mes de marzo será fundamental para que pueda ser promulgado por la Presidenta de la República, Michelle Bachelet.

“Nosotros estamos citados para el martes 2 (de marzo) a la comisión en Valparaíso y ese día vamos a volver a dar una última revisión de todo este articulado. Ahí estaremos en condiciones para que parta este proyecto a la Comisión de Hacienda, donde tienen que revisar especialmente el articulado que tiene que ver con recursos económicos. Terminado ese proceso va a la sala del Senado y ahí se votan cada uno de los artículos. Luego tiene que volver a la Cámara de Diputados, por lo tanto, a estas alturas les digo que en marzo vamos a pasar dedicados a que esta ley termine su perfeccionamiento, porque es un largo proceso legislativo. En paralelo, el día miércoles 3 (de marzo) vamos a comenzar a ver el proyecto de la Superintendencia”, afirmó la ministra de Educación.

Entre lo puntos más destacados de este proyecto de Ley y del trabajo específico que se realizó en la Comisión de Educación del Senado, la ministra Jiménez comentó que “se profundizaron los principios y se agregaron dos: el principio de exclusión y el principio de ‘sustenciabilidad’, que es importante. También se amplió y se perfeccionó el concepto de calidad de la Educación. Además, se profundizó y reubicó el concepto de Educación Pública. Eso es algo muy sensible para todos los parlamentarios y para la sociedad en general. Quedó mucho mejor ubicado que en la Cámara, la indicación quedó en el artículo 4º que era donde correspondía. También se profundizó el concepto de discriminación, sobre todo en los temas de discriminación arbitraria. Eso también responde a sensibilidades que la comunidad tenía y se amplió en todo lo que dice relación con Educación Parvularia. Entre otros, esos fueron los avances que se hicieron en el Senado y también se estableció la posibilidad de tener, dentro de los conceptos de libertad de enseñanza y proyecto educativo, la opción de que algunas metodologías existentes puedan tener un reconocimiento oficial. Eso también es algo interesante”.

Finalmente, sobre los reparos que ha manifestado el Colegio de Profesores, la secretaria de Estado manifestó que lamenta la postura del Magisterio frente al proyecto de Ley General de Educación (LGE).

“Son muchos los actores relevantes y no todas las indicaciones, de todos los actores relevantes, se consideran. En estos procesos legislativos son muchos los que pierden y muchos los que ganan. No todo lo que quisiera está contemplado en el proyecto y no todo lo que quiere el Colegio de Profesores está contemplado en el proyecto. Eso es parte del proceso de la vida democrática. Es un amplio acuerdo, en el fondo, la gran mayoría de este país está de acuerdo con esta ley y con el rigor con que se ha discutido y debatido esta ley. Lamento mucho que ellos estén en esa posición”, puntualizó Jiménez.

Comentarios

Entradas populares de este blog

GIULIANA RAGGIO: LA NUEVA PROMESA DEL FAUSTBALL ARGENTINO

CHILE 10 AÑOS DE CATÁSTROFES NATURALES 2007-2017

El 13 de marzo de este año falleció Etelvina Bahamonde Carrillo, tenía su casa en Chile y el patio en Argentina. Vivía en Paso El León