COLUMNA DE OPINIÓN DEL CUERPO DE BOMBEROS DE CHILE:Incendios estructurales y el desafío de la prevención de estas emergencias

OPINIÓN 


Incendios estructurales y el desafío de la prevención de estas emergencias






En Chile y al igual que en el resto del mundo el paso de los años ha llevado a que el tipo de edificaciones cambie, ya sea en su diseño, material de construcción y tipos de edificaciones.



Esto ha llevado a que la extinción de los incendios también evolucione con el tiempo y ahora se tengan contemplados procedimientos y estrategias distintas a la de épocas anteriores, al igual que la prevención de este tipo de emergencias, que ha pasado a ser la piedra angular en los últimos años.



Sin embargo, hay casos en que tanta tecnología o equipamiento preventivo de riesgos ha pasado a ser un dolor de cabeza para los bomberos, en que los dispositivos de seguridad en vez de apoyar la labor de los voluntarios al contrario la ha entorpecido cuando se genera un acontecimiento.



Un caso como este es el que ocurre en los incendios en inmuebles que tienen los comúnmente llamados “Techos Americanos”, los cuales al tener una baja pendiente minimizan los riesgos de posibles filtraciones, pero en caso de un siniestro es más difícil destechar.









Esto se produce porque es más complicado para los voluntarios sacar las hojalatas exteriores, las cuales están ensambladas de tal manera que impiden una rápida expulsión de esta parte de la estructura, haciendo que se acumule el humo, la temperatura y se produzca una lenta ventilación del sitio afectado.



Es común que en este tipo de situaciones cuando ya se han sacado las latas, otro problema que afecta a los bomberos es que debajo de esta edificación se encuentran con el resto del techo, el cual está lleno de vigas y revestimientos que también paralizan una correcta circulación de los elementos combustibles hacia el exterior.



Además este tipo de construcción tiene más aislantes que otros techos y en caso de un incendio la cantidad de humo y por ende gases emanados sea mayor, haciendo que el trabajo bomberil se complique aún más.









Edificaciones de hormigón



En la actualidad, el hormigón es uno de los elementos de construcción más ocupado en la construcción de edificios y que además tiene como característica que resiste mucho más que otros elementos la acción del fuego.



De hecho en nuestro país, un edificio erigido con este tipo de tecnología nunca ha colapsado por culpa de un incendio y en todos los que ha ocurrido un siniestro, después se han arreglado y utilizado nuevamente.



Un caso emblemático en la historia bomberil chilena fue el incendio en la Torre Santa María, ocurrido el 12 de marzo de 1980, donde el duodécimo piso se quemó por completo, pero tal como dice el instructor de la Academia Nacional de Bomberos, Jorge Miranda, “esta fue una experiencia para bomberos, ya que fue el primer gran incendio en altura que ocurría y el edificio pese a todo resistió, se restauró la parte dañada y hasta el día de hoy se usa, lo cual marca un gran hito en este tipo de construcciones que pese a sufrir una emergencia de este tipo, igual resisten grandes catástrofes, como la de aquellas vez”.










El único caso en Chile que se ha tenido registro de que el hormigón haya sucumbido frente a un incendio, ocurrió en 1997 en un mall de Santiago, donde el fuego y la concentración de calor por más de dos horas hicieron que parte de la loza cediera.



Según lo dicho por el instructor, Jorge Miranda, el principal problema que existe en estos momentos no tiene tanto que ver con las nuevas tecnologías, sino que con las mantenciones de las condiciones de seguridad establecidas, las cuales no se cumplen a cabalidad.



El voluntario del Cuerpo de Bomberos Metropolitano Sur agrega que esto se debe al elevado costo de mantención de los elementos e instalación de los elementos contra incendios. Los rociadores automáticos, también conocidos como sprinklers, son un ejemplo de lo anterior. Su valor no es muy elevado, pero la instalación y mantenimiento de este sistema aún es alto y por ende no todos los edificios lo tienen.



Miranda indica que el mayor problema no tiene que ver tanto con las nuevas tecnologías en construcción, sino con la conservación de las instalaciones. “La mantención que requieren los equipos con el tiempo es la gran falla existente. Muchas personas no realizan los respectivos mantenimientos y al minuto de necesitar un extintor, por ejemplo, éstos muchas veces no se encuentran cargados”.



Lo mismo sucede con los bulbos de los sprinklers, los cuales son elementos que permiten proteger el sistema que detecta la temperatura y el fuego, haciendo que se activen automáticamente los rociadores. Si estos no se mantienen y cuidan en el tiempo, al momento de un siniestro no van a detectar el humo y la temperatura y por ende no van funcionar, generando una emergencia mayor.









Una situación parecida ocurre con los grifos y las redes secas, los cuales muchas veces se encuentran sin sus tapas, con las uniones rotas o simplemente con candados, lo cual ante un incendio provoca que los bomberos se demoren más en armar y que el siniestro se propague por más lugares.



Todo esto hace que el trabajo bomberil muchas veces se pueda prevenir con procedimientos básicos de prevención y cuidado de los elementos de prevención de emergencias, los cuales en muchas ocasiones pueden no sólo salvar un inmueble de las llamas, sino que la vida de las personas.









fuente: http://www.bomberos.cl/ 

Comentarios

Entradas populares de este blog

FALLECE ROY GARBER, UNO DE LOS PROTAGONISTAS DE LA SERIE “GUERRA DE ENVÍOS” EN A&E

Falleció Catalina Belén Adriasola Dinamarca alumna del Colegio Alemán de San Felipe

OSORNO: HORARIOS Y VALORES 2018 PISCINA MUNICIPAL PARQUE CHUYACA