COLUMNA DE OPINIÓN DEL CUERPO DE BOMBEROS DE CHILE:Repaso a las condiciones de riesgo que enfrenta un bombero .Parte 1 :LOS PELIGROS PARA EL BOMBERO RELACIONADOS CON LA CONSTRUCCIÓN DE EDIFICIOS

OPINIÓN 


Repaso a las condiciones de riesgo que enfrenta un bombero .Parte 1 :LOS PELIGROS PARA EL BOMBERO RELACIONADOS CON LA CONSTRUCCIÓN DE EDIFICIOS

[NFPA 1001: 3-3.9(a); 3-3.11(a); 4-3.2(a)(b)]



El principal objetivo que se busca con el estudio de la construcción de edificios y los principios de los materiales es el de aplicar esta información en el lugar del incendio. Los bomberos deben utilizar los conocimientos de estos principios para controlar las condiciones del edificio y buscar signos de inestabilidad estructural. Cualquier problema que se observe debe notificarse de inmediato al personal de mando del incidente tan pronto como sea posible.



Aunque se puede designar un oficial de seguridad en el lugar del incidente, la obligación de todo el personal es la de controlar constantemente las condiciones de inseguridad. Las secciones siguientes ponen de manifiesto algunos de los temas críticos en relación con la construcción de edificios que afectan a la seguridad del bombero.













Condiciones de construcción peligrosas

Los bomberos deben ser conscientes de las condiciones peligrosas que provoca un incendio, así como de las condiciones peligrosas que pueden provocar los bomberos al intentar extinguir un incendio. Una situación potencialmente peligrosa puede producirse si los bomberos no reconocen la gravedad de la situación, y realizan acciones que empeoran la situación.



Existen dos tipos principales de condiciones peligrosas que pueden darse en un edificio determinado:

• Condiciones que contribuyen a la propagación y la intensidad del incendio

• Condiciones que hacen que el edificio pueda sufrir un hundimiento

Estas dos condiciones están obviamente relacionadas, ya que contribuyen a la propagación y la intensidad del incendio, e incrementan la posibilidad de un hundimiento estructural. Las siguientes secciones describen algunas de estas condiciones.



POTENCIAL INCENDIARIO

El potencial incendiario es el calor máximo que puede producirse si arden todos los materiales combustibles de un área. Un gran potencial incendiario es la presencia de grandes cantidades de materiales combustibles en una zona del edificio. La disposición de los materiales en un edificio afecta directamente al desarrollo y a la gravedad del incendio, y debe tenerse en cuenta al determinar la posible duración e intensidad de un incendio.



Un gran potencial incendiario es posiblemente uno de los peligros más críticos en las instalaciones comerciales o los almacenes, ya que el incendio puede superar rápidamente la capacidad de un sistema extintor rociador (en el caso de que existiera), y puede provocar problemas de acceso al personal de bomberos durante la actuación contra el fuego (véase la figura 3.17). Una inspección adecuada y unos procedimientos de ejecución según el código son la defensa más efectiva contra estos peligros.









EL MOBILIARIO Y LOS ACABADOS COMBUSTIBLES

El mobiliario y los acabados combustibles contribuyen a la propagación del incendio y la producción de humo (véase la figura 3.18). Estos dos factores se han identificado como los principales en la pérdida de vidas humanas en los incendios. Una inspección adecuada y unos procedimientos de ejecución según el código son la defensa más efectiva contra estos peligros.



CUBIERTAS DE TEJADO

Las cubiertas de tejado son las capas exteriores finales que se colocan sobre el ensamblaje de un tejado. La madera, las ripias de madera compuestas, la losa, la pizarra, el estaño y el papel alquitranado asfáltico son cubiertas de tejado habituales. La combustibilidad de la superficie del tejado es una preocupación básica de la seguridad contra incendios de toda una comunidad.



Algunas de las primeras regulaciones que se impusieron en Estados Unidos hace cien años estaban relacionadas con la combustibilidad de las cubiertas de tejado, ya que éstas provocaban un gran número de conflictos al pasar las ascuas llameantes de tejado a tejado.



La historia nos ha enseñado una y otra vez que las ripias de raja de madera en particular, incluso cuando están tratadas con un retardante del fuego, pueden contribuir significativamente a la propagación de un incendio. Los bomberos deben utilizar tácticas de protección a exposiciones agresivas cuando se enfrenten a este tipo de incendio.



SUELOS Y TECHOS DE MADERA

Los componentes estructurales combustibles como los marcos de madera, los suelos y los techos también contribuyen al potencial incendiario de un edificio. La exposición prolongada al fuego puede debilitarlos e incrementar las posibilidades de hundimiento.









ESPACIOS GRANDES Y ABIERTOS

Los espacios grandes y abiertos de los edificios contribuyen a la propagación del incendio a través de ellos. Pueden encontrarse espacios de este tipo en almacenes, iglesias, grandes atrios, buhardillas o desvanes normales y teatros (véase la figura 3.20). En estas instalaciones, una ventilación vertical adecuada (para conducir el humo de un edificio hasta su punto más elevado) resulta esencial para ralentizar la propagación de un incendio (véase el capítulo 10, La ventilación).







Publicación perteneciente a la IV edición de los Fundamentos de la lucha contra incendios, propiedad de Ifsta (páginas 74, 75, 76, 77, 78 y 79).



FUENTE: http://www.bomberos.cl/ 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Chileno Lucas Wilhelm destaca en el mundial de faustball sub 18 que se está realizando en Roxbury, Nueva Jersey, Estados Unidos

Buzos de la Armada apoyan retiro de más de una tonelada de basura en el Lago Llanquihue

GIULIANA RAGGIO: LA NUEVA PROMESA DEL FAUSTBALL ARGENTINO