Con seminario finaliza proyecto de calidad de carne ovina y bovina desarrollado por INIA Tamel Aike


Diversos especialistas nacionales e internacionales destacaron el potencial productivo de la zona sur del país.
Este proyecto forma parte del programa Bien Público Estratégico para la Competitividad Regional de Corfo
Por María Paz Martínez de U.
“Carnes de calidad en base a praderas del sur de Chile“, se denominó el seminario organizado por INIA Tamel Aike, como cierre del proyecto “Desarrollo de estrategias de diferenciación de calidad de carnes rojas (bovino y ovino) en base a los recursos forrajeros de ambientes contrastantes de la Zona Sur y la Patagonia de Chile”.
Esta iniciativa, ejecutada por INIA y co-financiada a través del programa Bien Público Estratégico para la Competitividad Regional de Corfo, contó con la participación de productores, representantes de asociaciones de Criadores de Corriedale, Criadores Angus, OGANA, FAGA, además de empresarios, profesionales, academia y estudiantes.
Más de cien personas conocieron los resultados del proyecto que involucró diversos estudios del efecto de la alimentación en la calidad de la carne tanto de ovinos como de bovinos, en las regiones de La Araucanía, Los Lagos, Aysén y Magallanes, uniéndose las capacidades de cuatro centros del INIA con un equipo completo de especialistas en el área y unidades de trabajo en estas cuatro regiones.
Horacio Velásquez, seremi de Agricultura y presidente del Comité del Programa Estratégico Ganadero Bovino, explicó que este estudio permite contar con datos científicos, acerca de la calidad de la carne que se produce en la región. “El 2014 priorizamos como Gobierno, a través del Plan Especial de Desarrollo de Zonas Extremas, a la ganadería como un sector productivo estratégico. Hoy contamos con un programa estratégico en esta materia, con el objetivo de implementar líneas de acción de desarrollo a largo plazo, de transformar la ganadería regional en una industria de la carne que agregue valor que mejore la productividad, y aumente la masa pero que también entregue calidad y que podamos certificar esta calidad. Hoy estamos entregando los resultado de un estudio que nos va a permitir dar certeza a nuestros consumidores en relación a la carne de manera científica para poder asegurar la terneza, los ácidos grasos benéficos para la salud y de esa manera llegar a mercados donde nuestra carne, en nuestro sistema de pastoreos, está siendo bien catalogada como un producto saludable, que es de calidad y que es de la Patagonia”, indicó, agregando que “tenemos una oportunidad importante como sector para desarrollar una industria de la carne y estamos conscientes que todos los representantes de organizaciones, asociaciones y federaciones que aglutinan a ganaderos en la región van a estar trabajando en conjunto para ir aportando a la hoja de ruta del programa estratégico Bovino de Patagonia de Aysén”, indicó.
SITUACIÓN NACIONAL
La situación actual del país, en cuanto a su oferta de carnes rojas para el mercado de exportación, exige un esfuerzo en aumentar la masa ganadera, tanto en cantidad como en calidad. Las exigencias de los mercados del hemisferio norte son mayores y de complejidad sobre toda la cadena cárnica. Si bien se han realizado estudios para caracterizar carnes en el país, éstas han sido sólo parciales y no abarcan la gran variabilidad de recursos forrajeros en el sur-austral de Chile.
Chile no tiene opciones para competir en términos de volumen, frente a países exportadores, por lo que debe desarrollar una estrategia para competir por calidad (productos Premium). Los sistemas de aseguramiento de la calidad y trazabilidad, apoyan esta propuesta permitiendo a futuro la implementación de sistemas de producción de carne bovina certificable con una alta proporción de omega 3, en base a praderas, cultivos forrajeros y razas adecuadas.
CONCLUSIONES ESTUDIO Y SITUACIÓN REGIONAL
La entrega de resultados regionales de los estudios en bovinos estuvo a cargo de Christian Hepp, Ingeniero Agrónomo PhD, Coordinador del Programa de Sistemas Ganaderos del Instituto de Investigaciones Agropecuarias INIA quién explicó algunas conclusiones de este estudio, indicando que si bien no existen diferencias sustantivas en la calidad de las carnes analizadas, si existen en relación al territorio en que es criado el animal. “Como primera conclusión, es que en general las carnes rojas (ovino y bovino) del sur de Chile tienen características similares, porque son producidas en base a praderas y eso le da una particularidad en su composición química y características físicas. Desde mi punto de vista, la diferenciación de producto, pensando que por ejemplo que la carne de Aysén es diferente a la de Osorno, no es tan así. Por lo tanto, cuando en la región se concrete la idea de poder faenar la carne acá y venderla como especial, esta idea está vigente pues nuestra carne tiene todas las buenas características de las que se producen en base a pasto, es decir, sin animales confinados. Pero además, estas carnes tienen un plus que es medioambiental, pues provienen de una zona libre de muchas enfermedades, de una zona pura, de paisajes prístinos, que le da el concepto de felicidad al animal, pues se crió en condiciones naturales y que, además, tienen buenas condiciones de calidad, ácidos grasos etc., y que se puede diferenciar desde este punto de vista”.
Respecto a las oportunidades que ofrecen las carnes regionales, como productos exportables, Hepp señaló que estamos en un buen momento. “Como región tenemos los sistemas productivos y estamos produciendo carne de calidad, que está saliendo a distintos mercados nacionales, pero con animales que tienen que viajar por dos o tres días al norte a ser faenados, lo que sin duda afecta la calidad de la carne, y todo eso se puede solucionar si la carne se faena acá, dándole todos esos plus como el sello de origen y de calidad de Aysén. Entonces, ¿están las condiciones? Sí. Pero también es necesario aumentar la masa en la región. Y ésta aumentará en la medida que mejoren las perspectivas de los mercados. Este es un sector de la industria que está funcionando con bastante potencia, con sus altos y bajos, pero donde una planta regional pudiera estabilizar esta situación. Pero sin una planta de faenamiento, pues nosotros no tenemos ningún matadero regional que cumplan con estándares mínimos de exportación, como región no tenemos ninguna posibilidad de poner carnes en mercados de elite”.
Finalmente, Christian Hepp indicó que INIA Tamel Aike puede tener un rol crucial en el aumento de la masa ganadera en la región. “La masa ganadera en Aysén es una masa pequeña. Y probablemente una planta de faenamiento también debería partir como algo pequeño, escalando en la medida que vaya creciendo la masa. En lo que debiéramos trabajar, y en donde el INIA podría ser  un importante actor, es en estandarizar nuestros sistemas productivos y reproductivos, de sacarle más “jugo” a los predios, con factores que van a desencadenar en aumentar la masa. Tener mejores praderas, con suelos corregidos en cuanto a su fertilidad, tener buenos sistemas de manejo,  con cercos eléctricos, pastores rotativos, tanto en los pequeños, medianos y grandes ganaderos y sacarle mejor provecho a la superficie que están manejando”, concluyó.


Comentarios

Entradas populares de este blog

LOCALES DE VOTACIÓN REGIÓN METROPOLITANA

Arica fue el destino más demandado durante el Cyber Monday de este año. Puerto Montt aparece en segundo lugar.

Lider compensará a consumidores por fallida compra online

LA HUELLA ALEMANA EN CALBUCO

SUIZA: FAUSTBALL: Diepoldsau startet als Favorit in die neue Saison

Juegos Bolivarianos : Atletismo: Oro para Natalia Duco en bala y Carlos Díaz en 1500 metros

Juegos Bolivarianos: CHILE, SUMA ORO Y PLATA EN TENIS DE MESA

Catalina Neumann del Instituto Alemán de Osorno destaca en Juegos Binacionales de Chubut, Argentina

El nuevo sistema político electoral que debuta este domingo: conozca las reformas legales y políticas que dan origen a esta nueva etapa