La separación de Checoslovaquia, una decisión poco unánime

 Ana Briceño
29-05-2017
E

República Checa y Eslovaquia, alguna vez unidas bajo el nombre Checoslovaquia, son denominaciones que suelen generar confusiones en los países lejanos todavía hoy después de casi 25 años de haber asumido destinos diferentes. En la actualidad, no parece haber certeza entre los ciudadados respecto a si fue una decisión correcta o no, tal como lo demuestra una encuesta realizada por la agencia de sondeo Median en mayo del presente año, por encargo de la Radiodifusión Checa.

Checoslovaquia se creó en 1918 después de la disolución del Imperio Austrohúngaro y como tal existió hasta el primero de enero de 1993, cuando se anunció públicamente su separación en dos países independientes: Chequia y Eslovaquia.
Tal decisión nunca se sometió a reférendum y se discutió solo en la esfera política. La posibilidad de la separación se asomó principalmente del lado eslovaco después de la Revolución de Terciopelo, con la candidatura de Vladimír Mečiar a jefe de gobierno eslovaco en 1992. Entre las palabras de su campaña electoral no se ponía en evidencia la intención de una división.
"Lo que buscamos en estas elecciones es la unidad, la comprensión y el apoyo mutuo. Se los agradezco una vez más".
Según lo que revelan los datos arrojados en una encuesta recientemente realizada por la agencia encuestadora Median, solo un 44% de los checos considera en la actualidad la división de Checoslovaquia como un hecho positivo.

Por otro lado, hay un grupo numeroso de personas que, sin verlo totalmente como negativo o positivo, lo percibió en la época como una resolución más bien dudosa, así como lo expresa uno de los señores entrevistados por la Televisión Checoslovaca en 1992.

  "Si la igualdad funcionara de verdad como debería funcionar, entonces sería mejor seguir unidos porque entre dos se lleva mejor la carga".
La socióloga Soña Szomolányi, quien en aquel entonces trabajaba en el sondeo de la opinión pública, recalca que ni siquiera la mayoría de los simpatizantes del partido nacionalista HZDS, del cual era líder Mečiar, prefería una Eslovaquia independiente.
"Ellos votaban por una federación equilibrada. La mayoría de los votantes de HZDS que votó no contaba con que estarían dando su voto a la desintegración".
Vladimír Mečiar resultó electo en 1992 y ya a la cabeza del Estado Eslovaco abogó por la disolución de la Federación Checoslovaca, respondiendo tal vez a necesidades de autonomía y a ímpetus nacionalistas, logrando con ello una separación pacífica que se ganó el apodo de divorcio de terciopelo, en referencia a la Revolución de Terciopelo acaecida solo un poco antes de la separación, en 1989, y que acabó con el largo gobierno de ideología comunista.

De la misma manera como se pone en tela de juicio la separación, también el rol de los primeros ministros de entonces Václav Klaus, del lado checo, y Vladimír Mečiar, que según los resultados de la encuesta, la mayoría de los checos califica como negativo.

Paradójicamente, la encuesta, por otra parte, desveló lo poco que se interesa la sociedad checa por sus vecinos eslovacos, por cómo viven y los sucesos de la nación. En realidad, solo en las zonas fronterizas es donde de verdad hay un interés auténtico por lo que acontece al otro lado. Lo cierto es que Checoslovaquia ya no es sinónimo de Eslovaquia ni de Chequia sino solo el recuerdo de lo que alguna vez fue la federación que conformaron.


Fuente: Radio Praga, http://www.radio.cz/es/rubrica/notas/la-separacion-de-checoslovaquia-una-decision-poco-unanime

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Tiempo para mañana miércoles 13 de diciembre 2017

Colegio Alemán de Chillán: PREMIACIÓN IDIOMAS PRIMER CICLO BÁSICO

Los checos poco saben del problema de los kebabs. La Comisión de Salud del Parlamento Europeo estudia la posibilidad de prohibir la venta de kebab en los países comunitarios, por contener aditivos de fosfatos

ASTRONOMÍA:Primera luz de ESPRESSO — el buscador de planetas de nueva generación. El espectrógrafo ESPRESSO (Echelle SPectrograph for Rocky Exoplanet and Stable Spectroscopic Observations, espectrógrafo echelle para exoplanetas rocosos y observaciones espectroscópicas estables) ha realizado con éxito sus primeras observaciones. Instalado en el VLT (Very Large Telescope) de ESO, en Chile, ESPRESSO detectará exoplanetas con una precisión sin precedentes buscando los minúsculos cambios en la luz de sus estrellas anfitrionas. Por primera vez, una máquina para cazar planetas será capaz de combinar la luz de los cuatro telescopios VLT.

Autoridad Marítima de Punta Arenas y Sernapesca realizaron exitoso patrullaje de fiscalización

El Tiempo para mañana viernes 15 de diciembre 2017.

SERNAC demanda colectivamente a La Polar por refinanciamiento no informado al realizar cambio de tarjeta de crédito