Mi lista de blogs

sábado, 26 de noviembre de 2016

Autoridades inician programa de vacunación de ovinos para control de hidatidosis

Esta mañana  el Gobernador de la provincia de Bío Bío, Luis Barceló, el Director Nacional del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), Ángel Sartori, junto a autoridades regionales, provinciales y comunales de Agricultura y Salud dieron inicio al programa de “Control de la hidatidosis mediante la vacunación en ovinos en la comuna de Alto Bío Bío”, proyecto priorizado por el Gobierno Regional y  financiado por el Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR).
La iniciativa busca controlar el ciclo de la enfermedad hidatídica en un nuevo frente y así lograr su control, a través de la vacunación de 15 mil ovinos, por un periodo de cinco años, con un antígeno recombinante de Echinococcus granulosus (EG95), que ofrece perspectivas alentadoras de prevención y control, beneficiando a 1.394 pequeños ganaderos.
“Este un programa de intervención global para el conjunto de las comunidades de Alto Bío Bío, que recoge el interés de las comunidades pehuenches y las autoridades regionales, mediante la integración multisectorial entre el Servicio de Salud de Bío Bío, la Seremi de Salud a través de la Delegación Provincial y el Servicio Agrícola y Ganadero, abordándose en conjunto el control de la enfermedad en tres frentes complementarios: las personas, el ambiente y los animales”, destacó el Gobernador.
En este sentido la autoridad explicó que el Consejo Regional aprobó una inversión de 453 millones 762 mil pesos para este proyecto que tiene un gran impacto social, constituyéndose en el primer programa de control con vacunación de ovinos en Chile.
Al respecto el Director Nacional del SAG precisó que “esta iniciativa contempla la vacunación de las ovejas madres y las corderas desde las 8 semanas, otorgando inmunidad a los animales adultos y protección a las crías, ya que se transfieren los anticuerpos a través del calostro. En el caso de los menores de 3 meses  serán identificados, por primera vez en Chile, con un arete de radiofrecuencia que permitirá realizar la trazabilidad de éstos, durante la ejecución el programa en el área de trabajo, lo que facilitará el estudio epidemiólogo sobre el impacto de esta vacunación”.
Asimismo dijo el directivo del SAG que el programa considera un refuerzo de la primera vacunación a las corderas y sus madres, logrando un nivel más alto de anticuerpos y una mayor protección, la que puede mantenerse por un periodo prolongado (al menos un año).
Por su parte, el jefe de Atención Primaria de Salud del Servicio de Salud de la provincia de Bío Bío, Marcelo Quezada, señaló que “este trabajo lo podemos evaluar positivamente, además de ser una muestra de que se puede realizar un trabajo intersectorial muy bien coordinado, cada cual cumpliendo sus respectiva funciones.  Específicamente, nosotros - como red asistencial - hemos atendido a más de 200 personas - entre niños y adultos - del sector cordillerano de Alto Bío Bío, donde le hemos realizado exámenes de sangre y radiológicos para pesquisar si tenían quistes hidatídicos. Realizadas las pesquisas, hemos efectuado las intervenciones quirúrgicas y tratamiento correspondientes. Esta labor conjunta nos llena de orgullo pues nos permite obtener resultados sanitarios tanto para vida humana como para la vida animal.
En el caso de la Seremi de Salud, a través de la Delegación Provincial está trabajando, desde el año 2014, en un Plan Piloto para el control de la hidatidosis en las comunas de Alto Biobío y Santa Bárbara, a través del cual se realizando la desparasitación canina, con el uso del Praziquantel.
En la Provincia de Bío Bío la incidencia es de 10.3 x100 mil habitantes, sin embargo, ésta no es una situación uniforme a nivel comunal, concentrándose las tasas en diferentes comunas. En Santa Bárbara en la década pasada presentaba una tasa promedio de 55.75 x 100 mil habitantes, y la comuna de Alto Bío Bío una tasa de 27.38 x 100 mil habitantes.
En este sentido, Luis Hormázabal, encargado de zoonosis de la Seremi de Salud de la Delegación Provincial, explicó que “este plan piloto que se realiza en las comunas de Alto Bío Bío y Santa Bárbara está orientado a la parte ambiental y su cobertura ha alcanzado los 1.800 perros tratados o en tratamiento, con unas 800 a 900 viviendas. También dentro del plan se desarrollan actividades orientadas a la capacitación de la población en cuanto al conocimiento y prevención de la enfermedad”.
Transmisión de la enfermedad
La Equinococosis Quística o Hidatidosis, es una zoonosis parasitaria causada por las formas larvarias de la tenia Echinococcus Granulosus, cuyo hospedero definitivo de mayor importancia epidemiológica, es el perro.  El ser humano y los animales de producción son hospederos intermediarios, quienes desarrollan la forma quística de la enfermedad en diversos órganos, principalmente en hígado y pulmón.
La base de la economía familiar en Alto Bío Bío es la ganadería, y la forma de vida de las familias es en estrecho contacto con sus animales, incluido el perro. Su alimentación también se basa en el consumo de ovinos y caprinos, los que son faenados por ellos mismo, alimentando sus canes con vísceras crudas, las cuales pueden contener quistes hidatídicos o bolsas de aguas, que contienen el parásito responsable de la hidatidosis, cuyos huevos son diseminados a través de las fecas del perro contaminando pastos,  agua de riego y de bebida,  hortalizas y lugares donde juegan los niños o trabajan las personas adultas. Los animales se infectan al comer pasto o beber agua que contengan huevos de la tenia.